Durante el 2021, El Centro de la Playa, el equipamiento municipal de educación ambiental e información del litoral y el medio marino de Barcelona, ​​celebra sus 15 años y lo hace de la mano de Anthesis Lavola, que le acompaña desde sus inicios.

El Centro de la Playa es un equipamiento de educación ambiental del Ayuntamiento de Barcelona que trabaja para la concienciación y divulgación de las diversas problemáticas que afectan actualmente al medio ambiente. Con el medio marino como protagonista, este espacio tiene el objetivo de mejorar el conocimiento ciudadano del valor ambiental y patrimonial de las playas urbanas y su litoral, y favorecer así a su conservación. Su tarea es clave para implicar a las personas en la acción a favor de un cambio de hábitos y así hacerla partícipe de una sociedad más sostenible. Para ello, cada temporada El Centro ofrece un programa de actividades que trabaja en torno a cinco ejes temáticos, los cuales se tratan en profundidad mensualmente gracias a talleres especiales, itinerarios, videoconferencias o exposiciones.

Este 2021 la programación ha estado marcada por la celebración del 15 aniversario de la apertura de El Centro de la Playa, y de mayo a septiembre se han tratado estas temáticas: los movimientos poblacionales, la biodiversidad, el residuo cero, el cambio climático y la maritimitat, coincidiendo con la Fiesta Mayor de la Barceloneta. Una temporada más el equipo de activación socioambiental de Anthesis Lavola ha acompañado en el Ayuntamiento de Barcelona en la gestión del equipamiento y ha coordinado e impulsado el programa de actividades, apoyando el papel esencial de El Centro de la playa en la gestión, coordinación y desarrollo de acciones de concienciación y eventos en el litoral barcelonés.

Para el equipo de Anthesis Lavola es un orgullo formar parte de la historia de El Centro de la Playa durante sus quince años de trayectoria.

Así pues, durante la temporada, el equipamiento ha sido el órgano encargado de gestionar y tramitar las inscripciones de todas las entidades participantes en el litoral barcelonés durante los meses previos a la 3ª edición Ultra Clean Marathon. Igualmente, este año el Centro de la Playa ha gestionado la participación de los voluntarios en las pruebas piloto de Playas Sin Humo, una iniciativa impulsada por la Agencia de Salud Pública (ASPB), Barcelona Ciclo del Agua S.A. (BCASA) y la Área de Ecología Urbana, con el objetivo de favorecer la disponibilidad de espacios de ocio más saludables y promover la protección del medio ambiente en el litoral barcelonés.

Otro hito importante ha sido la de volver a estar presente en el evento mundial del World Clean Up Day donde en tan sólo una hora se retiraron 3.000 colillas de la playa de Somorrostro. Cabe resaltar también que El Centro de la Playa ha traspasado las fronteras de la ciudad y ha organizado eventos en diferentes ciudades como Vigo, donde se celebró el día de la educación ambiental, y en países como Gambia, donde se ha hecho difusión del problema de seguridad alimentaria que afecta a su población debido a los acuerdos pesqueros internacionales.

Este año el Laboratorio de la Playa también ha itinerado por las playas de Barcelona con los talleres sobre microplásticos, colillas y medusas. Mientras que en El Centro se acogían exposiciones temporales como ‘Plastik Wave’, donde se mostraba cómo realizar olas hechas con plásticos recogidos del mar, ‘Ciudad Migrante‘ de Mescladís, y ‘Barcelona responde a la emergencia climática‘ donde a través de unas gafas se podían ver los diferentes escenarios a los que se enfrenta la ciudad según los cambios de hábitos que realizamos en nuestro día a día. Como actividad estrella, El Centro de la Playa ha acogido por primera vez el Negro de la Riba, un mascarón de proa de una embarcación que llegó a la Barceloneta en el siglo XVIII. Su aspecto grotesco y quemado hizo que se convirtiera rápidamente en el hombre del saco para los niños, mientras que los vecinos y vecinas de la Barceloneta la acogían como figura mítica del barrio, haciéndolo girar por los diferentes comercios y equipamientos durante las fiestas.

Todas las actividades surgen desde el sentimiento de estima el litoral barcelonés y su historia, y van dirigidas a toda la ciudadanía, con carácter inclusivo en clave de género, procedencia, religión, condición económica y diversidad de capacidades. Para el equipo de Anthesis Lavola es un orgullo formar parte de la historia de El Centro de la Playa durante sus quince años de trayectoria: hemos trabajado codo a codo con el Ayuntamiento de Barcelona para que la ciudad disponga de un equipamiento referente en educación ambiental, un espacio para experimentar, para descubrir por aprender, y sobre todo, para educar en los valores que nos representan.

Esta Década de Acción necesita organizaciones resilientes que apuesten claramente por avanzar en el camino de la sostenibilidad. ​Pero ¿es posible una organización sostenible sin el compromiso de las personas que la conforman?

A Anthesis Lavola creemos firmemente en una sostenibilidad construida mano a mano con cada una de las personas que forman parte de las organizaciones: personas responsables, capaces y comprometidas con el reto de la sostenibilidad. Para ello, es necesario un catalizador que empodere y active la sostenibilidad dentro de las organizaciones: la capacitación e implicación de todos los miembros de sus equipos.

El papel de la formación y sensibilización es clave: capacitar para la transformación, conectar el propósito de las organizaciones con los valores de sus empleados y empleadas, e integrar la sostenibilidad en su día a día, tanto dentro como fuera del entorno laboral.  

Además, una buena estrategia formativa vinculada a la sostenibilidad no solo mejora la competitividad de las organizaciones, sino que aumenta el compromiso y satisfacción de sus equipos. Y es que la responsabilidad y ética en temas ambientales y sociales es uno de los valores más buscados por parte de la generación actual de trabajadores y trabajadoras.  

¿Cómo entendemos la formación?

Con más de 40 años de experiencia en educación y sensibilización ambiental, en Anthesis Lavola confiamos profundamente en el poder transformador de la capacitación como activador para el cambio hacia un presente y un futuro más sostenibles.

En base a esto, combinamos nuestra experiencia en metodologías educativas con nuestro conocimiento experto en sostenibilidad para elaborar propuestas de sensibilización y formación que impulsen un cambio de cultura en las organizaciones, desde los cargos directivos hasta cada una de sus trabajadoras y trabajadores.

Partiendo de esto, nuestras formaciones se basan en una metodología educativa que sigue los principios didácticos recogidos en The Nature of Learning: Using Research to Inspire Practice (OCDE, 2010):

  • Los participantes son el centro del proceso de aprendizaje. ​Para ello es necesario contextualizar las formaciones a su realidad y potenciar dinámicas vivenciales.​
  • ​​El aprendizaje es de naturaleza social y, por lo tanto, incorporamos la participación, el trabajo en equipo y la colaboración. ​
  • ​​Sin emociones no hay aprendizaje, y tenemos en cuenta esta premisa para diseñar propuestas que estén en sintonía con las motivaciones de los participantes. ​
  • ​​Cada uno aprende de manera distinta, con lo que es importante combinar diferentes estrategias para conectar con todos y todas las participantes.
  • El esfuerzo es esencial para el aprendizaje, y por ello las propuestas deben estimular a los destinatarios para que participen, hagan preguntas y reflexionen sobre lo que están experimentando. ​
  • La evaluación favorece el aprendizaje y la mejora continua, con lo que incorporamos estrategias de feedback y evaluación paragenerar un entorno de aprendizaje óptimo.​
  • Aprender es construir conexiones horizontales, con lo que nuestras formaciones buscan conectar los aprendizajes adquiridos con otros aspectos de la vida diaria de los participantes.

¿Qué tipología de formaciones ofrecemos?

Cada organización es distinta y sus requerimientos formativos también lo son, y además dentro de una misma organización también suele haber diferentes necesidades. De manera general, diferenciamos los siguientes tipos de formaciones en base a sus objetivos:

  • Sensibilización general para los equipos, en las que el objetivo es ayudar a las personas a ser más conscientes de cómo los factores que influyen en la sostenibilidad afectan su día a día y el de los demás. Son formaciones en las que se prioriza la sensibilización y toma de consciencia, y en las que se aportan conocimientos básicos sobre sostenibilidad para la toma de decisiones y medidas fundamentadas a favor de la integridad del medio ambiente, la viabilidad de la economía y la justicia social.
  • Liderazgo y estrategias de sostenibilidad, enfocadas a personas en cargos de dirección, en las que el objetivo es dar las herramientas para liderar la sostenibilidad en las organizaciones, capacitar y convencer de que la sostenibilidad no es una moda pasajera, sino un elemento competitivo clave para el futuro de las organizaciones, del planeta y de los que vivimos en él.  
  • Capacitación técnica en sostenibilidad, en las que el objetivo es capacitar en relación con diferentes aspectos concretos relacionados con la sostenibilidad, para mejorar la competitividad y el desarrollo profesional de sus equipos (por ejemplo, una formación específica sobre análisis de ciclo de vida de productos, financiamiento sostenible, ODS, etc.).

Además de estas tipologías, encontramos variantes para procesos de onboarding, para transmitir los valores de la organización a las nuevas incorporaciones, o para proveedores, con el objetivo de mejorar la sostenibilidad en su cadena de suministros.  

Sea cual sea el tipo de formación, todas ellas combinan nuestro conocimiento experto en sostenibilidad con nuestra experiencia en facilitación y dinamización de contenidos utilizando diferentes estrategias para llegar a todos y todas las participantes.

¿En qué formatos brindamos las formaciones?

Ofrecemos formaciones en formato estándar, así como formaciones personalizadas en base a las necesidades:

  • Campus online a través de nuestra plataforma de aprendizaje ubicuo (U-learning), con una amplia variedad de cursos estructurados en módulos breves y dinámicos de microlearning, contenidos que potencian la motivación intrínseca de los usuarios y con juegos y estrategias de gamificación para una experiencia amena y significativa. ​
  • Sustainability Talks enmarcadas bajo una campaña de comunicación continua para dinamizar la experiencia formativa y fomentar la participación de los destinatarios. Las ponencias sobre sostenibilidad combinan presentaciones de expertos, con casos prácticos y dinámicas participativas. 
  • Jam formativa, un taller dinamizado por nuestros expertos en formato presencial u online, en los que se realizan diferentes dinámicas participativas para tener una experiencia de aprendizaje provechoso y significativo.
  • Escape game, una formación lúdica para sensibilizar entorno a la sostenibilidad a la vez que se genera teambuilding

En definitiva, en Anthesis Lavola queremos activar la sostenibilidad en las organizaciones a través de formaciones efectivas, dinámicas y atractivas que promuevan, capaciten y despierten el deseo intrínseco de colaborar, transformar e integrar la sostenibilidad en el día a día de cada una de las personas y de las organizaciones.  


Alba Bonàs Piella
Responsable de Consultoría educativa

Durante los meses de abril y mayo han tenido lugar los actos de celebración del 40 aniversario del Servicio de Medio Ambiente de la Diputación de Barcelona. Se han llevado a cabo dos seminarios sobre proyectos punteros en acción climática y una jornada de clausura en formato de mesa redonda. Desde Anthesis Lavola hemos participado gestionando la secretaría técnica de los acontecimientos.

El Servicio de Medio Ambiente de la Diputación de Barcelona nació en mayo de 1980 siendo un servicio pionero en el Estado, ya que fue el primero impulsado desde una administración pública. El aniversario de los primeros cuarenta años del servicio ha coincidido con uno de los momentos más críticos de la humanidad: por un lado, la crisis de salud ocasionada por Covidien-19 y por otra parte; la proximidad del horizonte de los objetivos de 2030 para poder revertir el destino climático del planeta.

EEn este contexto, la actual Área de Acción Climática ha organizado una serie de actos de celebración. La primera parte de los actos ha consistido en un ciclo de conversaciones bajo el título ‘Reflexiones sobre el futuro de las entidades locales’ en el que han participado catorce ponentes que ocupan los cargos de alcaldes, alcaldesas y otras figuras de representación pública, y que provienen de la política municipal de ámbito catalán, estatal y europeo..

Las conversaciones han permitido escuchar y conocer de primera mano proyectos y experiencias que llevan a cabo diferentes pueblos y ciudades para impulsar una transformación ambiental en los respectivos territorios.

El ciclo ha consistido en dos jornadas que han permitido abordar de manera más específica, enriquecedora y complementaria, aspectos temáticos relacionados con la justícia climática, la biodiversidad, la salud y la naturaleza. La primera jornada giró en torno de experiencias sobre la reducción de la huella de carbono para convertirse en ciudades y pueblos neutros en emisiones y la transición hacia modelos energéticos sostenibles, y la segunda presentó proyectos que van de la mano del verde para ser más resilientes y saludables, tanto en cuanto a la planificación urbana como para la recuperación de la biodiversidad o la apuesta por la agroecología. Las experiencias que se han compartido han sido las de Colonia, Grenoble, Cadiz, Valencia, Vitoria-Gasteiz, Pamplona, Santander, el Boalo-Cerceda-Mataelpino, Pontevedra, Centelles, Osona, Vilafranca del Penedès, Viladecans y  Castelldefels. 

El acto de clausura de las celebraciones bajo el título ‘Voces para inspirar la transformación’, consistir en una conversación coral entre seis personas que, por su trayectoria profesional y personal, han tenido un papel importante durante los cuarenta primeros años del Servicio y, la voz y experiencia de los que, sirve de guía e inspiración para afrontar una década decisiva para la actuación. 

Entre las personas invitadas estaba Pere Pous, presidente de Anthesis Lavola. Durante su intervención recordó la larga trayectoria de colaboración y proyectos compartidos entre la organización y la Diputación de Barcelona, como lo demuestra también la participación del equipo de la solución de Activación Socioambiental en la gestión de la secretaría técnica los actos de celebración.

Para el equipo ha supuesto una suerte y un aprendizaje acompañar al Área de Acción Climática en la organización de los actos de celebración del 40 aniversario del Servicio. Hemos apoyado en la conceptualización, planificación, coordinación y ejecución de los diferentes actos de celebración, haciendo un seguimiento personalizado de los participantes de la mano del Área y del equipo técnico y de comunicación de la Diputación. Asimismo hemos participado en la elaboración del programa y los contenidos del guión de cada jornada, y hemos preparado propuestas para dinamizar las sesiones y fomentar la participación de las personas asistentes a través del chat con la herramienta Mentimeter. Finalmente, en clave de cierre, hemos elaborado una relatoria de los actos en formato escrito e infografico, con el apoyo del equipo de diseño de Anthesis Lavola.

En Anthesis Lavola somos expertos en el diseño e implementación de campañas de sensibilización. Nuestras acciones, orientadas a sensibilizar a la ciudadanía sobre problemáticas ambientales, nos permiten obtener datos sobre el impacto de la campaña durante su desarrollo, pero resulta complejo medir los beneficios de una acción de sensibilización a medio o largo plazo. Un estudio elaborado por el ICTA-UAB aporta datos científicos sobre la repercusión real del impacto.

El estudioLa generación de basura marina en las playas de las islas mediterráneas como efecto del turismo y su mitigación” elaborado por el Doctor Michaël Grelaud y la Profesora Patrizia Ziveri del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la UAB (ICTA-UAB) ha demostrado el impacto real que tienen estas acciones. La investigación se enmarca en el proyecto europeo BLUEISLANDS el cual ha permitido estudiar la basura marina de ocho islas del Mediterráneo (Mallorca, Rab, Sicilia, Malta, Miconos, Rodas, Chipre y Creta). Las costas mediterráneas tienen una intensa presión del turismo, generando un aumento de los residuos especialmente en temporada alta. Las playas, en consecuencia, se convierten en pasarelas de basuras que llegan al mar, provocando graves problemas en el ecosistema marino.

La investigación ha permitido indexar la acumulación de basura en estas islas y poner en valor los beneficios de campañas de sensibilización como estrategias de mitigación de los efectos del turismo. Laura Toset, responsable de campañas de Anthesis Lavola, ha conversado con el Doctor Michaël Grelaud, coautor del artículo de investigación.

  • ¿Cuál fue el papel des del ICTA-UAB en el proyecto BLUEISLANDS y qué criterios se siguieron para elegir las playas?

El ICTA-UAB ha participado en la fase de estudio del proyecto, en concreto, en el estudio sobre basura marina en las playas. Preparamos la metodología con un equipo de tres personas del Instituto y, como no podíamos ir a las playas, la compartimos con los socios de las ocho islas para que la implementaran.

Al tratarse un proyecto para evaluar el impacto del turismo, fue evidente evaluar en cada isla una playa muy turística, es decir, con presencia de infraestructuras asociadas a este sector (hoteles, restaurantes, bares de playa, discotecas, etc.). Para poder comparar estos datos, en cada isla se eligió otra playa popular frecuentada por personas de la localidad y con pocas infraestructuras, y finalmente en cada isla se eligieron playas remotas, sin infraestructura y con menor número de visitantes.

Para llevar a cabo el estudio, entre los meses de febrero y noviembre de 2017 se estudiaron los residuos de estas playas, monitorizando las zonas y caracterizando la tipología de basura. La mayoría de ellos fueron materiales hechos parcial o completamente con plástico como envases, botellas, bolsas de patatas, también otros restos como colillas. Después de la realización del estudio, en 2019 los ayuntamientos de las localidades participantes en el proyecto llevaron a cabo campañas de sensibilización para concienciar sobre la problemática. Posteriormente, se regresó a las playas dónde se habían realizado las campañas para coger nuevas muestras y comprarlas con las del 2017.

  • De entre las playas seleccionadas para el estudio, ¿en cuáles de ellas se realizaron las campañas de sensibilización?

Las campañas se hicieron en seis las playas turísticas y en cinco playas frecuentadas por personas de la localidad. Los socios del proyecto hicieron diferentes acciones como repartir ceniceros, vasos para reutilizar, etc. pero el punto en común de todas las acciones en las playas eran las campañas de sensibilización con presencia de personas informado sobre los problemas derivados del impacto del turismo que se recogieron en el estudio previo. En total se han hecho campañas en once playas; diez han mostrado una reducción de la tasa de acumulación de residuos y solo una no; la única playa donde no había informadores para hablar directamente con las personas.

  • En Anthesis Lavola realizamos campañas de diferente índole, a partir de la interacción con la ciudadanía tomamos datos cualitativos y cuantitativos para medir el impacto de la campaña en el territorio. Según los datos del estudio, ¿se podría afirmar que las acciones realizadas en las playas han tenido un impacto positivo en la reducción de la basura marina?

Si, claramente. Se ha medido una reducción de cerca del 50% de la basura marina directamente relacionada con el turismo. En este sentido, las campañas no han tenido impacto sobre residuos que provienen de otros sectores que actúan en las playas como la pesca, por ejemplo, pero sobre los residuos como latas de bebida, colillas, paquetes de patatas, etc. sí que observamos una eliminación media de más del 50% de la tasa de acumulación después de las campañas de sensibilización. El rango de la reducción está entre el 20.8% en una playa turística de Chipre y hasta el 98.8% en una playa frecuentada por locales en Rodas.

Hay un impacto real de las campañas aunque es importante tener en cuenta que, en paralelo a ellas, algunos países han implementado otras acciones como la prohibición de fumar en las playas, la eliminación de los plásticos de uso único, etc. El conjunto de estas medidas junto con las campañas, han podido beneficiar a la reducción.

  • Según tu experiencia, ¿cuál son los aspectos más relevantes a raíz de la comparación entre los datos previos y los datos posteriores a las campañas?

Era muy importante la fase de estudio para saber el punto de partida de la investigación. Después, en relación con las campañas de sensibilización que cada socio implementó, hablar directamente con los turistas y presentar el estudio ha sido uno de los puntos más importantes para comunicar el problema de la basura directamente asociado al turismo. Para medir el resultado hubo que volver a las playas y sacar nuevos datos y nuevas muestras para cuantificar la basura presente después de las campañas. Estos tres pasos creo que son obligatorios para poder medir los resultados de las campañas de sensibilización.

  • En este sentido son importantes las campañas de sensibilización pero también otras políticas que la administración pueda implementar. ¿Cuáles crees que serían estos ejes de actuación?

Claramente, creo que hay dos opciones; hacer campañas de sensibilización o bien campañas sancionadoras. Según mi punto de vista personal, las campañas de sensibilización pueden tener mejor impacto a largo plazo. Y si se puede hacer durante el verano, creo que se puede reducir la acumulación de la buscar marina relacionada con el turismo. La media del importe que los socios del proyecto dedicaron a las campañas de sensibilización, en temporada alta de mayo a setiembre, es de más de 100.000€ por km de playa. Dentro del contexto del proyecto europeo cada socio ha adaptado las acciones manteniendo un elemento en común: la presencia de personas informado a pie de playa.

  • Si tuvieses que dar consejo a un municipio de costa para mejora la problemática de la basura marina ¿qué acciones recomendarías?

Creo que las acciones con personas, de tú a tú, funcionan correctamente. Además, me parece importante informar a las personas sobre la problemática del lugar donde están de vacaciones, no información en general, sino datos concretos del sitio.

Laura Toset reflexiona sobre la aportación del estudio al trabajo que desempaña el equipo de campañas: “En Anthesis Lavola recogemos datos pero nos es difícil hacer la comparación porqué habitualmente no tenemos datos previos o posteriores. Sin embargo este estudio es muy potente por las comparaciones que permite hacer antes y después de las campañas. Para nosotros es un estudio muy revelador, aún más porqué los datos muestran que las acciones de sensibilización con personas – de tú a tú –han funcionado.”

*Los socios del proyecto BLUEISLANDS son: Consejo Insular de Mallorca – Departamento de Medio Ambiente, Consorcio de Taormina Etna (Sicilia), contado de Primorje y Gorski Kotar (Rab), Wasteserv Malta Ltd (Malta), Región de Creta: Dirección de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio (Creta); Municipio de Miconos, Municipio de Rhodes, y Ministerio Rural y Medio Ambiente – Departamento de Medio Ambiente de Chipre.

El 22 de septiembre se entregaron los reconocimientos «Barcelona nunca se detiene» en el marco del salón BizBarcelona. La colaboración entre la Red de Ateneos de Fabricación y el movimiento ciudadano Coronavirus Makers ha recibido un premio por su labor produciendo y suministrando miles de equipos de protección individual en respuesta a la emergencia sanitaria del Covid-19.

Los Ateneos de Fabricación son equipamientos impulsados ​​por el Ayuntamiento de Barcelona donde se trabaja para acercar la tecnología, la ciencia y el diseño de la fabricación digital y de sus aplicaciones a toda la ciudadanía. Disponen de máquinas y personal cualificado para capacitar, apoyar proyectos y acoger actividades sobre la base de la economía social y solidaria, en la que compartir es el modelo.

A raíz de la situación de emergencia sanitaria generada por el Covid-19, los cinco ateneos de la Red de ateneo de Barcelona (XAF) junto con la Casa del Mig Punt Multimedia, organizaron sus equipos de trabajo y la maquinaria (una treintena de impresoras 3D, cinco cortadoras láser y un equipo de veinte y cinco trabajadores) para producir equipos de protección individuales y distribuirlos al personal esencial que estuvo en primera línea de acción durante que durante la fase más dura del Covid-19.

La XAF se sumó a las acciones que de manera voluntaria inició el movimiento ciudadano organizado a través del colectivo Coronavirus Makers, que llegó a reunir a más de 3.000 personas entre makers, ingenieros, personal sanitario, taxistas, etc. Conjuntamente, y con el apoyo de las gerencias, direcciones y departamentos implicados del Ayuntamiento de Barcelona, ​​hicieron posible la producción y entrega de hasta 30.000 piezas entre marzo y julio de 2020.

El equipo de Anthesis Lavola que gestiona el ateneo de fabricación ubicado en el Parque Tecnológico ha sido un activo en esta colaboración porque se ha encargado de la logística del proyecto, ha reforzado el equipo para aumentar la producción cuando ha sido necesario y ha formado los equipos de personas voluntarias.

En el Parque Tecnológico, convertido en el centro de logística del proyecto colaborativo, se recibían las piezas producidas desde los otros ateneos de la XAF, se desinfectaban siguiendo los protocolos sanitarios, empaquetaban y se envían a las diferentes entidades que habían solicitado materiales. En este proceso, la colaboración del Sindicato del Taxi de Cataluña ha sido imprescindible para poder realizar todos los traslados de materiales.

Los reconocimientos «Barcelona nunca se detiene», creados por Barcelona Activa y Bizbarcelona – el salón de referencia para emprendedores, startups y pymes – han reconocido en la categoría de «Colaboración o iniciativa compartida» este trabajo realizada conjuntamente entre la XAF y los movimientos ciudadanos, valorando el trabajo realizado por parte de los diversos colectivos. Al día siguiente de la entrega del premio se presentó el informe de realización del proyecto con la participación de Jordi Reynés, Director de la XAF, Martí Burriel, coordinador de los servicios educativos de la XAF y Clara Borràs, coordinadora del Ateneo de Fabricación del Parque Tecnológico por parte de Anthesis Lavola, también se mostró un vídeo resumen con la tarea realizada.

La participación del equipo de Anthesis Lavola en este proyecto solidario y en red ha sido un reto ya la vez una oportunidad; hemos colaborado en la transformación del Ateneo del Parque Tecnológico en un centro logístico y productivo con un nivel de fabricación seriada cuando, habitualmente, su objetivo es el de la producción de prototipos. Hemos constatado los potenciales de la maquinaria de fabricación digital aplicada a un contexto real de emergencia social y sanitaria y, sobre todo, hemos puesto de manifiesto la importancia de la misión de la XAF de convertirse en espacios de inclusión y de capacitación digital para toda la ciudadanía a partir del aprendizaje y la experimentación en el mundo de la fabricación digital. Un objetivo alineado con la vocación educativa de la solución de Museos y Centros de Ciencia de Anthesis Lavola per tal d’augmentar el capital científic i tecnològic de les persones.

Este verano, la playa de Mar Bella de Barcelona se ha convertido escenario de la puesta de la tortuga careta, una especie amenazada catalogada a nivel mundial como vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Desde el Centro de la Playa del Ayuntamiento de Barcelona se haasegurado el respeto al nido durante todo el tiempo de incubación.

Para compartir las curiosidades y aprendizajes de esta efeméride, el lunes 22 de setiembre El Centro de la Playa programó una charla entre Silvia Giralt, oceanógrafa y responsable de nidificación del CRAM y Elena Abella investigadora y experta en nidificación tortugas marinas en el Centro Tecnológico BETA de la Universidad de Vic. Las entidades forman parte de los grupos de investigación y preservación de las tortugas marinas de Cataluña.

Durante la conversación, realizada online, se dio a conocer todo el proceso de acompañamiento a la nidificación de la tortuga, la importancia de su preservación y conservación, así como las incógnitas que todavía hay en el entorno la puesta de las hembras en nuestras aguas, entre otras curiosidades.

El proceso para acompañar la puesta se inició la madrugada del 15 al 16 de julio cuando se localizó el nido de una tortuga careta (Caretta caretta) y, desde hasta el amanecer del día 28 de agosto que eclosionar los últimos huevos, se puso en marcha un dispositivo para asegurar el nacimiento de las crías de tortuga y gestionar las nidificaciones.

Ha sido la primera vez que una tortuga careta hacía la puesta en una playa de la ciudad de Barcelona, ​​los últimos dos veranos se produjeron casos en que algunas tortugas no pudieron completar la puesta de los huevos para que la temporada coincide con la época de alta afluencia de las playas. Por eso ha sido determinante la gestión que se ha hecho este año para acompañar el proceso y como se ha velado por cuidar el nido.

La zona donde se encontraron los 77 huevos que contenía el nido quedó delimitada por una valla y estuvo vigilada las 24 horas por un dispositivo de voluntariado organizado por el Ayuntamiento de Barcelona. Desde El Centro de la Playa se trabajó activamente durante el verano para acompañar el éxito de la nidificación. El equipo de Anthesis Lavola que coordina el equipamiento de educación ambiental impulsó y coordinó la red de voluntariado de más de 1.500 personas para hacer turnos de vigilancia las 24 horas y garantizar que todos estuvieran cubiertos. Previamente se llevó a cabo una formación online entre todas las personas voluntarias coordinada junto con el CRAM, que exponía los contenidos teóricos sobre cómo hacer la custodia del nido, y El Centro de la Playa, que explicaba la operativa del voluntariado.

A parte de la ciudadanía, las entidades Anèl·lides, Oceanogami, WWF, Ocean52, Surfrider i No más colillas han aportado personas voluntarias. Estas entidades forman parte de la red que realiza acciones de concienciación y recogida de residuos en las playas de Barcelona a lo largo del año, articulada por El Centro de la Playa. El hecho de invitarlas a participar en este evento ha sido muy favorable para fortalecer las complicidades y colaboraciones entre los miembros de la red de entidades.

La biodiversidad del litoral marino es uno de los ejes temáticos de la programación regular de El Centro de la Playa y uno de los pilares que articulan la labor de educación ambiental que se lleva a cabo.

Poder ser un activo en el cuidado de la nidificación de la tortuga careta ha supuesto una oportunidad de aprendizaje para el equipo y ha puesto en valor los objetivos del Centro entre la ciudadanía, potenciando la educación ambiental y la formación sobre la biodiversidad, sus valores y también los peligros y retos a los que se enfrenta. Algunos de ellos, por ejemplo, este episodio de reproducción de la tortuga careta.

Las personas voluntarias que participaron en el proyecto destacaban, en la sus intervenciones durante la charla del lunes la emoción de ver nacer algunas de las tortugas y la importante labor de concienciación hacia la protección de esta especie y la necesidad de aprender a convivir con ellas ya que volverán, verano tras verano, en nuestras costas buscando las condiciones óptimas para nidificar.

Este fenómeno se investiga a través de un Proyecto científico para la conservación de la nidificación de la tortuga boba en Cataluña, liderado por pares de las principales universidades y centros de investigación (la Universidad de Vic, la Universidad de Barcelona, la Universidad de Valencia, la Universidad Politécnica de Valencia y la Estación Biológica de Doñana). La Generalitat participa desde el 2015. También es un activo el proyecto ‘Careta a la vista‘, Surgiendo a raíz de la presencia creciente en las playas catalanas de hembras nidificantes de esta especie, y de la necesidad de gestionar estas nidificación.

La situación de confinamiento que vivida ha obligado a los centros educativos a adaptar la relación con el alumnado, el temario y el trabajo competencial a canales y formatos en línea. Aunque son muchas las incertidumbres sobre cómo será la reanudación del nuevo curso pero el equipo de programas educativos de Anthesis Lavola ha trabajado y trabaja para dar respuesta a los clientes ya la comunidad educativa.

Los programas de educación ambiental son una herramienta fundamental para la educación para el desarrollo sostenible (EDS), ya que permiten el descubrimiento de espacios, entornos naturales o infraestructuras relacionadas con la temática ambiental. Los programas actúan como complemento de la tarea docente ofreciendo visitas y actividades para el alumnado de centros educativos, de formación no reglada o en el ocio y también para la ciudadanía en general.

Desde Anthesis Lavola, hemos seguido dando servicio a los clientes con los que colaboramos en el diseño, gestión y dinamización de programas educativos para hacer frente a las nuevas necesidades de los diferentes públicos. Apostando como siempre para incorporar herramientas y metodologías innovadoras, desde diferentes programas educativos se han elaborado materiales y recursos online para que el profesorado pueda trabajar de manera autónoma contenidos relacionados con la educación ambiental y la sostenibilidad con su alumnado. Sin embargo, el gran reto ha consistido en trasladar a los canales telemáticos las experiencias presenciales de descubrimiento del entorno y de los espacios ambientales. Se ha conseguido a través de plataformas de videollamada grupales, posibilitando la realización de sesiones dinamizadas por parte de una persona educadora. La oferta para cada programa educativo se ha realizado a partir de tres líneas de trabajo: adaptando los contenidos de las visitas presenciales a los nuevos canales y los niveles educativos, priorizando aquellos conocimientos que pueden comprenderse más fácilmente sin estar presente en el espacio en cuestión; generando nuevos recursos didácticos que puedan ser compartidos a través de plataformas de videollamada y que supongan una herramienta interactiva para el alumnado conectado a la sesión; planteando nuevas metodologías que busquen la implicación activa del alumnado, interpelando-con dinámicas participativas a través del chat, haciéndolos mover físicamente por el espacio de casa para generar proactividad y situaciones divertidas. En estas sesiones, se ha reducido el tiempo de duración y el número de participantes por sesión para garantizar mayor atención, por parte de los participantes y también por parte de la persona educadora en relación con el alumnado.

Son varios los programas educativos que han comenzado a incorporar estas sesiones en sus ofertas. Uno de ellos es el programa ‘Compartim un futur’ del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el cual ha transformado la oferta habitual proponiendo un catálogo de actividades alternativas online. Este se basa en cinco actividades telemáticas, una para cada eje del programa, que se realizan en directo con una persona del equipo educativo o bien, se pueden ver grabadas a posteriori. Hasta el momento se han realizado seis actividades online tratando dos de los ejes; recursos y residuos y el ciclo del agua. Estos contenidos se abordan de manera generalista y adaptada a los diferentes niveles y, de cara a septiembre, se prevé incorporar en la oferta la adaptación de visitas a infraestructuras al formato online.

El futuro de los programas educativos pasa por apostar por propuestas que combinen las actividades presenciales y las nuevas actividades telemáticas.

El segundo ejemplo es el programa ‘Com funciona Barcelona?’ del Ayuntamiento de Barcelona, ​​el cual ofrece tres modalidades de visitas adaptadas al contexto de una sesión online dinamizada. Las propuestas actuales plantean el descubrimiento de las alcantarillas, La Fábrica del Sol y el parque del Laberinto de Horta, tres de los espacios clave de la oferta estándar del programa. Durante el mes de mayo se han realizado cuatro sesiones dinamizadas con centros educativos y el mes de julio también se llevaran a cabo varias sesiones online con grupos de casales.

Otros ejemplos en el territorio catalán son el programa del Consorcio para el Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos del Maresme, dispone de un programa educativo, ‘Un paseo a los residuos’ en el que se visitan las instalaciones del Consorcio. Se ha creado una visita virtual para público de primaria, secundaria y público adulto en el Centro Integral de Valorización de Residuos (CIVRM) de la que se han realizado dos pruebas piloto para poder ofrecer durante el próximo curso. El programa de educación ambiental del Ayuntamiento de Viladecans, también incluirá las sesiones virtuales en su oferta.

Fuera de Cataluña, el programa educativo Mancoeduca de la Mancomunidad de Pamplona en el que se ha creado expresamente una actividad para poder realizar en el contexto de una plataforma de videollamada, en este caso trata sobre la temática del derroche alimentario y ha sido realizada en dos sesiones con alumnado. El equipo del programa trabaja para ampliar la oferta con diez actividades nuevas, adaptadas a los diferentes niveles educativos y ofrecerlas a partir de septiembre.

Todas estas experiencias, han supuesto un aprendizaje por parte del equipo de programas educativos y han puesto sobre la mesa las potencialidades y las mejoras necesarias a adoptar para llevar a cabo estas modalidades de actividades. De cara a la oferta educativa del próximo curso, con todas las incertidumbres que la acompañan, seguro que habrá que apostar por propuestas educativas que combinen las actividades presenciales como las hemos conocido hasta ahora, y las nuevas actividades telemáticas.

Las medidas sanitarias aplicadas a raíz del COVID-19 nos obligan a mantener un distanciamiento físico entre las personas pero, en cambio, socialmente necesitamos sentirnos más cerca que nunca. Ha sido necesario buscar nuevas fórmulas de acercamiento social para mantenernos unidos y, las campañas de sensibilización son un claro ejemplo de la importancia de la proximidad entre personas para lograr los objetivos deseados.

La esencia de en las campañas de sensibilización ambiental es la relación que se establece con la ciudadanía para comunicar el mensaje. La mayoría de estas acciones se realizan a pie de calle, interpelando directamente a la ciudadanía, aplicando estrategias y herramientas de la comunicación no verbal para generar empatía y conseguir la complicidad de los interlocutores para sensibilizarles sobre una determinada temática.

¿Es posible generar proximidad social en el nuevo contexto de distanciamiento físico? La campaña ‘Acierta con la orgánica’ del Ayuntamiento de Madrid se ha transformado y adaptado a las nuevas circunstancias para seguir con sus objetivos esenciales: la sensibilización e información sobre la recogida de este tipo de residuos. El equipo de Anthesis Lavola que gestiona el proyecto juntamente con el equipo responsable del Ayuntamiento de Madrid, han reaccionado con creatividad y eficiencia, adaptando los objetivos de la campaña a nuevos canales y creando nuevos recursos educativos y divulgativos.

Nueva estrategia en redes sociales

La campaña ya disponía de un perfil de Twitter y, para adaptarse a las nuevas circunstancias se han creado tres perfiles más en Instagram, Facebook y un canal de YouTube. Estos canales son herramientas fundamentales para mantener y fortalecer el contacto con los públicos a los que se dirige la campaña ya que, a través de ellos se abren espacios de interacción y debate y se ofrecen contenidos informativos.

Se ha diseñado una nueva estrategia en redes sociales consistente, por un lado, en el aumento de la frecuencia de publicaciones tanto en redes sociales como en el blog de la campaña, y en publicaciones municipales (Diario de Madrid). Por otro lado, se han elaborado y producido de contenidos específicos para cada uno de los canales, ofreciendo además una programación periódica de encuentros online. Des del inicio del confinamiento se han programado chats en directo por Instagram y Twitter, convocado citas virtuales semanales en las redes para responder preguntas en directo a los seguidores y seguidoras (martes de 17 h a 18 h, a través de Twitter y de 18 h a 19 h, a través de Instagram).

Ampliación del entorno web

La campaña ha elaborado un Google site como repositorio de actividades y propuestas educativas. Se ha organizado según los diferentes tipos de públicos (alumnado de infantil, primaria y secundaria y ciudadanía en general), para que los docentes puedan compartirlos con el alumnado o bien para que la ciudadanía pueda consultarlos. Entre los contenidos que pueden encontrarse en este entorno virtual hay guías de separación de residuos, materiales imprimibles, video-talleres, vídeos animados, juegos interactivos, pasatiempos, manualidades, etc. Tambien se puede realizar una visita virtual a la exposición «Cambiemos la mirada sobre los residuos», una propuesta basada en la exposición itinerante de la campaña para conocer más de cerca qué papel tenemos los ciudadanos en la producción de residuos y su gestión.

Además, a petición del cliente, se ha creado una nueva sección en la web corporativa para recopilar todas las recomendaciones relacionadas con los residuos.

Formación y recursos educativos online

Uno de los ejes fundamentales de la campaña es el programa educativo. Con los centros educativos cerrados se han hallado nuevas maneras de generar contenidos sobre educación ambiental consistente en la producción de video-talleres o videos animados. El equipo de educadores y de informadores ambientales de la campaña exponen conocimientos relevantes a la vez que hacen demostraciones prácticas para revelar informaciones, por ejemplo generan contenido sobre la economía circular o la energía orgánica.

Estas producciones se publican en el canal de YouTube y en la web de recursos educativos, y están a disposición de los docentes y de la ciudadanía en general.

Además, desde esta semana la campaña amplía su alcance transformado el programa educativo presencial en uno programa a distancia, ofreciendo actividades de aula por videoconferencia, teatro a distancia y taller de compostaje online.

Igualmente, des del inicio del confinamiento como herramienta de formación a distancia se han programado webinars informativos semanales (jueves de 18 h a 19 h).

Información y atención telefónica

En paralelo a las acciones digitales, la campaña se sigue con la tarea de sensibilización e información mediante llamadas informativas y de evaluación del sistema de recogida de residuos a la ciudadanía. Se han realizado acciones telefónicas a los aliados de los distritos participantes de la campaña y también se han realizado encuestas por teléfono sobre el servicio de recogida del residuo orgánico.

La adaptación y transformación de la campaña es un caso de éxito que, por un lado, pone en valor la importancia de establecer relaciones de confianza con los nuestros clientes para que, juntamente con los equipos de Anthesis Lavola, se puedan alcanzar los objeticos de los proyectos. Y, por otro lado, pone en relieve la capacidad de innovación y la versatilidad del equipo de campañas demostrando un compromiso con la labor de sensibilización ambiental.  

La conmemoración del Día Mundial de las personas consumidoras y del consumo responsable se celebra el 15 de marzo desde el año 1983 como reivindicación de los derechos de la ciudadanía. Sin embargo, la realidad ambiental del planeta debería hacer hincapié en nuestros deberes como consumidores y no sólo en nuestros derechos a la hora de consumir.

Las personas debemos reivindicar nuestros derechos como consumidoras pero también debemos tomar conciencia de los deberes que tenemos, también en materia de consumo, para contribuir a un modelo económico, social y productivo más sostenible. Y es que el consumo responsable es una pieza esencial para garantizar un modelo de desarrollo sostenible; en este sentido, de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que promueve la Organización de Nacional Unidas en el marco de la Agenda 2030, el objetivo 12 se centra en la producción y el consumo responsable para alcanzar un modelo de crecimiento donde se tiene en cuenta el impacto económico, social y ambiental. Para caminar hacia este modelo de consumo, es imprescindible sensibilizar a la ciudadanía, educando y facilitando la información adecuada para corresponsabilizarse a la hora de consumir. Una manera de hacerlo es impulsando programas de educación para la sostenibilidad a través de los que se den a conocer los valores del consumo responsable y se promuevan nuevos hábitos entre las personas para evitar, entre otros, problemáticas como el desperdicio alimentario.

En este contexto, cada vez son más las administraciones implicadas en la causa; la Generalitat de Cataluña ha aprobado el 4 de marzo de 2020 la Ley de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentarios en Cataluña. Y también desde organizaciones y empresas se promueven acciones, iniciativas y recursos de consumo entendidos desde el compromiso social y ambiental, con el objetivo de transformar el modelo económico y de sociedad. De este modo, se facilita al conjunto de la ciudadanía la opción de un producto o servicio donde se tienen en cuenta los criterios de sostenibilidad económica, social y medioambiental. Acompañar estas iniciativas con programas educativos que faciliten el compromiso de la ciudadanía con nuevos productos y servicios basados ​​en modelos de consumo sostenible es fundamental para normalizar su uso.

El equipo de programas para la educación para la sostenibilidad de Anthesis Lavola gestiona proyectos que giran en torno al consumo responsable:

El taller escolar ‘Som gent de profit‘ se ofrece a los centros de enseñanza de Cataluña dentro de la campaña «Som Gent de Profit» de la Agencia de Residuos de Cataluña contra el despilfarro alimentario, con el objetivo de crear conciencia para hacer un buen aprovechamiento de los alimentos y promover los hábitos de consumo responsable entre el alumnado de educación primaria y secundaria. El programa pedagógico El comercio y las escuelas‘ del Ayuntamiento de Barcelona ofrece a los centros educativos la oportunidad de conocer y repensar el comercio de proximidad de Barcelona, ​​favoreciendo el conocimiento del entorno cultural, social e histórico de la ciudad al tiempo que se tratan los valores relacionados con el compromiso social, apostando por la economía local. También desde el programa educativo ‘Compartim un futur‘ del Área Metropolitana de Barcelona se ofrecen actividades sobre la temática para centros de formación reglada y no reglada, y para la ciudadanía. En ellas se genera un aprendizaje entorno los valores de consumo activo, crítico y responsable y en favor de la sostenibilidad social y ambiental. Con anterioridad a estas propuestas, Anthesis Lavola diseñó y conceptualizar del interactivo ‘La compra en juego‘ para el Gobierno de Andorra. Se trata de un juego interactivo en el que el alumnado debe realizar una compra virtual de productos de diferente tipología. Durante la compra analizará el ciclo de vida de los productos elegidos para fomentar la reflexión sobre su coste económico y ambiental, al tiempo que aportan criterios para hacer una compra más responsable y sostenible.

Anthesis Lavola también dispone del taller propio ‘El consumidor responsable‘, una actividad de sensibilización para aprender y valorar los productos teniendo en cuenta criterios ambientales y sociales, reflexionando también sobre la problemática de los residuos y los criterios de comercio justo.

Desde Anthesis Lavola se tienen en cuenta criterios de sostenibilidad a la hora de diseñar y producir los materiales y recursos educativos que ideamos.

Se procura la utilización de materiales naturales, ecológicos, certificados y / o de proximidad, siempre que sea posible. Se seleccionan materiales fácilmente reciclables y / o reutilizables en usos posteriores para reducir los residuos. También se evitan los usos innecesarios de recursos, tanto a nivel material como de volumen y versatilidad y se conceptualiza el espacio pensando en su facilidad de transporte, montaje, desmontaje y posterior almacenamiento; lo que permite una reducción de su huella de carbono. Son ejemplos el diseño de la actividad tinkering para el centro Bee Happy. Casa de las abejas, las exposiciones sobre cambio climático del Área Metropolitana de Barcelona, ​​los materiales de la actividad itinerante del programa educativo Fungastic o los materiales del taller propio ‘Lluc, el samarugo’, entre otros.

El sábado 22 de febrero, un mes después de que la borrasca Gloria llegara a las costas catalanas, el Ayuntamiento de Barcelona ha organizado una acción de concienciación y recogida de residuos en las Playas de Nova Icària, Somorrostro, San Miquel y Barceloneta. En tan sólo 1 h 30 min se recogieron 110kg de residuos.

El Centro de la Playa ha sido estratégico para la coordinación de todas las entidades que realizan acciones de concienciación y recogidas de residuos en nuestro litoral que han implicado una vez más para hacer patente la importancia de gestionar correctamente nuestros residuos y reducir el consumo. Entidades com Surfrider, No más colillas, Pure clean Earth, Blue salt School, Foundation for the best world, WWF, Plastic attack y El peix al plat, han estado presentes a lo largo de la jornada.

El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica de Barcelona, ​​Eloi Badia, ha participado en esta acción y ha quedado sorprendido por la gran cantidad de residuos encontrados, «Hay que poner fin a los plásticos desechables y reciclar mucho más!» decía en Twitter.

Después de la acción se ha hecho una reflexión sobre el destino final de los productos recogidos: los envases irán al Ecoparque 2 de Montcada y el rechazo al Ecoparque 4 de Hostalets de Pierola, donde se hará otro triaje para separar productos que se puedan reciclar, el resto irá a un vertedero controlado (no se puede hacer valorización energética porque contienen arena).

Anthesis Lavola hace catorce años que se trabaja en la coordinación del Centro de la Playa, un equipamento que se ha convertido en un centro referente en la educación ambiental relacionada con el litoral. Además de la coordinación de la red de entidades que realizan acciones de concienciación y recogidas de residuos en el litoral, El Centro de la Playa ofrece en su programa de actividades diferentes ejes temáticos relacionados con el mar y el litoral como; las migraciones humanas a través del mar, la biodiversidad, el residuo cero, el cambio climático y la maritimitat. Así pues El Centro de la Playa se convierte en una aula de mar que permite trabajar de manera transversal diferentes ámbitos con el objetivo de fomentar la cultura de la sostenibilidad.

Presencia en los medios de comunicación: