A finales de diciembre, el punto informativo itinerante sobre Residuo Cero de la ‘Campaña informativa de la Emergencia climática y la salud de las personas en relación a la limpieza y gestión correcta de los residuos’ del Ayuntamiento de Barcelona, ​​finalizó su recorrido por los diferentes barrios de la ciudad. La experiencia de esta instalación, con un formato innovador y adaptado a la situación sanitaria, ha servido para sensibilizar a la ciudadanía apelando a sus emociones.

Partiendo de la premisa de que sin emoción no hay aprendizaje significativo, el punto informativo ha propuesto a la ciudadanía una experiencia que invita a reflexionar sobre la necesidad urgente de aplicar acciones de prevención, reutilización y mejora de la recogida selectiva de residuos para contribuir a frenar la emergencia climática desplegando la estrategia de Residuo Cero. El punto informativo ha sido concebido, diseñado y producido por el equipo de campañas de Anthesis Lavola como parte de las acciones de la campaña que se lleva a cabo por el Ayuntamiento de Barcelona.

Se trata de una instalación visual formada por tres peanas con vitrinas para explicar de forma gráfica y atractiva el concepto Residuo Cero, proponiendo una dinámica a las personas que se acercan. Se cuenta con un equipo de dos personas educadoras ambientales para dinamizar el punto informativo, facilitar la interacción con la ciudadanía y favorecer la generación de conversaciones que sirven para sensibilizar sobre la importancia de prevenir la generación de residuos.

La primera peana está concebida a partir de la idea de autopsia de residuos, consistente en una auditoría para analizar qué tipología y qué cantidad de productos reciclables, compostables, o reutilizables se tiran al contenedor del rechazo. Así pues, en la vitrina se puede ver el contenido de una bolsa de basura tipo que podría haber sido extraída de un contenedor gris cualquiera de la ciudad y se da una información clave: los barceloneses y barcelonesas generan más de 480 kilos de residuos por persona al año. A partir de esta información el equipo de educadores invita a la ciudadanía a preguntarse cuáles de estos residuos podrían haberse reciclado, cuáles podían haberse ahorrado a partir de hábitos de prevención.

En la vitrina de la segunda peana se muestran los residuos clasificados según las diferentes tipologías de materiales y se informa de un resultado contundente: más del 90% de nuestros residuos podrían convertirse en recursos si los separamos y gestionamos correctamente. A partir de esta vitrina se pregunta a la ciudadanía cuál es la fracción con mayor cantidad y se explica la afectación de los diferentes residuos sobre el cambio climático.

Finalmente se muestra una vitrina con una fotografía de Barcelona que invita a reflexionar somos sería una ciudad sin residuos, aplicando la filosofía del residuo cero, y como este hecho haría mejorar la calidad de vida de las personas.

En esta peana se facilita la descarga de material informativo a través de la tecnología QR y NFC, la cual garantiza el cumplimiento de las medidas sanitarias ya la vez minimiza la generación de residuos. Este tipo de tecnología también se utiliza en la campaña por parte de los equipos de informadores de calle y se lleva a cabo a través de la solución ZeroFlyer®, desarrollado por Anthesis Lavola, como herramienta para facilitar información de una manera sostenible y segura frente las medidas sanitarias de la pandemia.