Entradas

Con la nueva normalidad se han retomado los proyectos que implican contacto entre personas. La normativa sanitaria se ha integrado en el día a día de los proyectos y desde la responsabilidad y la prevención, los equipos de Anthesis Lavola trabajamos para que las medidas de distanciamiento físico no vayan en detrimento del acercamiento social; queremos seguir generando situaciones de complicidad con los públicos que motiven el aprendizaje y la adopción de los valores de la sostenibilidad.

¿Cómo encaran los retos de la nueva normalidad las diferentes soluciones del ámbito de personas sostenibles de Anthesis Lavola?

MUSEOS DE CIENCIA Y CENTROS DE EDUCACIÓN AMBIENTAL

Los equipos de personas que trabajan en los diferentes servicios que prestamos a museos y centros están en contacto directo con los visitantes, son la cara visible de los equipamientos y las primeras personas a las que se dirige el público. Ahora que los mostradores y las personas que trabajan han incorporado las medidas de seguridad y de higiene pertinentes, la acogida y atención a los visitantes necesita poner más énfasis en la empatía y el trato cercano para naturalizar las barreras físicas de distanciamiento. Así pues, los equipos han potenciado las buenas prácticas ya habituales en el recibimiento y la acogida de los visitantes para que las personas visitantes puedan sentirse bien atendidas y trasladar las informaciones clave de cada centro o equipamiento.

A la hora de dinamizar de actividades o visitas, los equipos educativos han adaptado la oferta y replanteado las dinámicas de las propuestas para ajustarlas a la nueva situación, como también se han cambiado algunos materiales para hacerlos más seguros. Igualmente, en algunos proyectos, los equipos educativos han pasado de tener un papel de facilitadores en el descubrimiento del público a partir de la interacción con los recursos didácticos, a desarrollar un rol de mediadores y siendo las manos de los visitantes para garantizar las condiciones de higiene. Esta nueva situación supone un beneficio para nuestros equipos educativos, especialmente en museos de ciencia como el CosmoCaixa donde se aprovecha la presencia de los educadores especializados en las salas para divulgar conocimientos científicos con una mediación personalizada y donde los visitantes pueden profundizar en los contenidos de la sala.

CAMPAÑAS DE SENSIBILIZACIÓN

El equipo Anthesis Lavola que diseña y gestiona campañas, siempre ha apostado por la sensibilización generando situaciones de complicidad con la ciudadanía que faciliten la comunicación y transmisión de los mensajes clave de cada campaña. Las personas informadoras que trabajan a pie de calle afrontan, por la tesitura de su trabajo, el reto de interactuar con la ciudadanía procurando captar su interés y complicidad; con la nueva normalidad se añade la dificultad de dirigirse a ellas procurando no violentarse las debido a las medidas de distanciamiento físico recomendadas. Para facilitar estas situaciones, en la reanudación de la campaña residuos y cambio climático del Ayuntamiento de Barcelona, ​​por ejemplo, se han reubicado los puntos de información escogiendo calles y plazas amplias para garantizar el distanciamiento físico, además de facilitar a todas las personas informadoras equipos de protección individuales. En esta reanudación, también se han tenido en cuenta otros aspectos relacionados con el discurso y el argumentario, ampliando los contenidos que relacionan el cambio climático con la pandemia y los nuevos residuos que se generan a raíz del Covid (mascarillas, guantes, etc.). Asimismo, el diseño de la campaña preveía la realización de dos acciones de gran impacto y repercusión en la ciudad, las cuales se están conceptualizando de nuevo para combinar la parte presencial y la digital.

Igualmente, para evitar la distribución de elementos físicos de difusión tanto por el riesgo de contagio como por la generación de nuevos residuos, se pone en práctica el sistema innovador ZeroFlyers. Consiste en la transmisión de contenidos directamente al móvil del usuario con la tecnología NFC. Es un sistema diseñado para Anthesis Lavola que ya se ha utilizado en otras campañas y que ha surgido de la reflexión que las campañas de comunicación sobre sostenibilidad deben ser sostenibles en sí mismas y servir de ejemplo, es decir, deben tender el Residuo Cero.

PROGRAMAS EDUCATIVOS

Los programas educativos dirigidos a niños y jóvenes están retomando las actividades presenciales están retomando las actividades presenciales al aire libre. Se dirigen a niños y jóvenes de grupos de entidades de ocio y centros, con ratios reducidas y aplicando medidas de seguridad y de higiene. Desde el cierre de los centros educativos los programas que gestionamos han llevado a cabo una transformación a través de los canales digitales y las plataformas online para poder seguir ofreciendo recursos educativos a los centros y sesiones dinamizadas online que inviten a descubrir espacios físicos con estrategias de participación telemáticas. Los programas de educación ambiental ‘Com funciona Barcelona?’ y ‘Compartim un futur’ del Ayuntamiento de Barcelona y del Área Metropolitana de Barcelona respectivamente, son un ejemplo de la renovación de la oferta de actividades. A pesar de la realización de visitas presenciales durante el verano, aunque se han solicitados actividades dinamizadas en línea por parte de grupos de ocio. Y es que la logística de la organización de los grupos de niños en cuanto al cumplimiento de las ratios de seguridad y de garantizar la trazabilidad, son fuertes acondicionados para la reanudación de la normalidad a la hora de hacer salidas fuera de los centros educativos.

De cara al próximo curso, el equipo de programas educativos de Anthesis Lavola afronta un reto complejo y es que las incertidumbres de cómo será la vuelta a las aulas hace que los programas trabajen con varios escenarios: el de una oferta presencial con la dinamización de los equipos educativos; una programación online complementaria a las actividades de las aulas sin la presencia de los equipos educativos, una oferta totalmente telemática o bien, la combinación de ambas para dar una respuesta permeable a las diferentes situaciones que puedan darse.

CONSULTORIA EDUCATIVA

Desde el punto de vista del diseño de actividades educativas, la conceptualización y la producción de materiales y recursos didácticos, el equipo de consultoría educativa de Anthesis Lavola siempre ha apostado por la innovación y las nuevas tendencias en metodologías emergentes. Ahora, más que nunca, hay que anticipar las nuevas necesidades a la hora de concebir proyectos educativos para dar respuesta a escenarios inciertos. Así, en el diseño de actividades nuevas ya estamos trabajando en propuestas en formato online y digital que permitan garantizar el acceso a los usuarios en caso de una nueva situación de confinamiento y que sean un recurso permanente y de futuro para el cliente. En la creación de estos proyectos toma especial importancia la comunicación de los contenidos, y la adaptación de formatos y canales telemáticos a las diferentes tipologías de públicos.

Igualmente, en relación con actividades ya existentes, será necesario anticipar a nuestros clientes la necesidad de transformar o adaptar los recursos, como es el caso de la actualización del recurso digital del ‘Laboratorio del agua‘ llevada a cabo por la Agencia Catalana del Agua (ACA). En esta línea, conviene pensar en la producción de materiales y recursos didácticos digitales a través de plataformas que permitan la interacción y la creación de propuestas innovadoras y generar contenidos educativos pensados ​​para ser consultables en línea. Estos recursos abren los retos de garantizar el acceso de los recursos a la diversidad de colectivos a los que nos dirigimos, teniendo en cuenta aspectos como la «brecha» digital y la accesibilidad.

Respecto a las producciones de materiales físicos, deviene relevante en el proceso de diseño prever la interacción con los materiales de usuarios y educadores para que puedan desinfectarse con facilidad, garantizando el tiempo en la ejecución de la actividad para poderlo hacer con garantías de seguridad.

Las medidas sanitarias aplicadas a raíz del COVID-19 nos obligan a mantener un distanciamiento físico entre las personas pero, en cambio, socialmente necesitamos sentirnos más cerca que nunca. Ha sido necesario buscar nuevas fórmulas de acercamiento social para mantenernos unidos y, las campañas de sensibilización son un claro ejemplo de la importancia de la proximidad entre personas para lograr los objetivos deseados.

La esencia de en las campañas de sensibilización ambiental es la relación que se establece con la ciudadanía para comunicar el mensaje. La mayoría de estas acciones se realizan a pie de calle, interpelando directamente a la ciudadanía, aplicando estrategias y herramientas de la comunicación no verbal para generar empatía y conseguir la complicidad de los interlocutores para sensibilizarles sobre una determinada temática.

¿Es posible generar proximidad social en el nuevo contexto de distanciamiento físico? La campaña ‘Acierta con la orgánica’ del Ayuntamiento de Madrid se ha transformado y adaptado a las nuevas circunstancias para seguir con sus objetivos esenciales: la sensibilización e información sobre la recogida de este tipo de residuos. El equipo de Anthesis Lavola que gestiona el proyecto juntamente con el equipo responsable del Ayuntamiento de Madrid, han reaccionado con creatividad y eficiencia, adaptando los objetivos de la campaña a nuevos canales y creando nuevos recursos educativos y divulgativos.

Nueva estrategia en redes sociales

La campaña ya disponía de un perfil de Twitter y, para adaptarse a las nuevas circunstancias se han creado tres perfiles más en Instagram, Facebook y un canal de YouTube. Estos canales son herramientas fundamentales para mantener y fortalecer el contacto con los públicos a los que se dirige la campaña ya que, a través de ellos se abren espacios de interacción y debate y se ofrecen contenidos informativos.

Se ha diseñado una nueva estrategia en redes sociales consistente, por un lado, en el aumento de la frecuencia de publicaciones tanto en redes sociales como en el blog de la campaña, y en publicaciones municipales (Diario de Madrid). Por otro lado, se han elaborado y producido de contenidos específicos para cada uno de los canales, ofreciendo además una programación periódica de encuentros online. Des del inicio del confinamiento se han programado chats en directo por Instagram y Twitter, convocado citas virtuales semanales en las redes para responder preguntas en directo a los seguidores y seguidoras (martes de 17 h a 18 h, a través de Twitter y de 18 h a 19 h, a través de Instagram).

Ampliación del entorno web

La campaña ha elaborado un Google site como repositorio de actividades y propuestas educativas. Se ha organizado según los diferentes tipos de públicos (alumnado de infantil, primaria y secundaria y ciudadanía en general), para que los docentes puedan compartirlos con el alumnado o bien para que la ciudadanía pueda consultarlos. Entre los contenidos que pueden encontrarse en este entorno virtual hay guías de separación de residuos, materiales imprimibles, video-talleres, vídeos animados, juegos interactivos, pasatiempos, manualidades, etc. Tambien se puede realizar una visita virtual a la exposición «Cambiemos la mirada sobre los residuos», una propuesta basada en la exposición itinerante de la campaña para conocer más de cerca qué papel tenemos los ciudadanos en la producción de residuos y su gestión.

Además, a petición del cliente, se ha creado una nueva sección en la web corporativa para recopilar todas las recomendaciones relacionadas con los residuos.

Formación y recursos educativos online

Uno de los ejes fundamentales de la campaña es el programa educativo. Con los centros educativos cerrados se han hallado nuevas maneras de generar contenidos sobre educación ambiental consistente en la producción de video-talleres o videos animados. El equipo de educadores y de informadores ambientales de la campaña exponen conocimientos relevantes a la vez que hacen demostraciones prácticas para revelar informaciones, por ejemplo generan contenido sobre la economía circular o la energía orgánica.

Estas producciones se publican en el canal de YouTube y en la web de recursos educativos, y están a disposición de los docentes y de la ciudadanía en general.

Además, desde esta semana la campaña amplía su alcance transformado el programa educativo presencial en uno programa a distancia, ofreciendo actividades de aula por videoconferencia, teatro a distancia y taller de compostaje online.

Igualmente, des del inicio del confinamiento como herramienta de formación a distancia se han programado webinars informativos semanales (jueves de 18 h a 19 h).

Información y atención telefónica

En paralelo a las acciones digitales, la campaña se sigue con la tarea de sensibilización e información mediante llamadas informativas y de evaluación del sistema de recogida de residuos a la ciudadanía. Se han realizado acciones telefónicas a los aliados de los distritos participantes de la campaña y también se han realizado encuestas por teléfono sobre el servicio de recogida del residuo orgánico.

La adaptación y transformación de la campaña es un caso de éxito que, por un lado, pone en valor la importancia de establecer relaciones de confianza con los nuestros clientes para que, juntamente con los equipos de Anthesis Lavola, se puedan alcanzar los objeticos de los proyectos. Y, por otro lado, pone en relieve la capacidad de innovación y la versatilidad del equipo de campañas demostrando un compromiso con la labor de sensibilización ambiental.  

La crisis generada a raíz de la pandemia del COVID-19 ha impactado en nuestra manera de entender y relacionarnos con el mundo, la ciudad y con nuestros vecinos y vecinas. Las administraciones locales necesitarán su complicidad y compromiso para hacer frente a los retos de la nueva normalidad que se vislumbran, y las campañas de información y sensibilización son elementos esenciales en este proceso.

Las consecuencias sociales, ambientales y económicas serán muy importantes y será necesario que los municipios desarrollen estrategias innovadoras y ambiciosas para dar respuesta a las nuevas necesidades de comunicación e información a la ciudadanía. El escenario post-confinamiento nos ofrece grandes retos y grandes oportunidades.

Los nuevos retos de los municipios

En el muy corto plazo los ayuntamientos están llamados a jugar un papel protagonista en la comunicación y la sensibilización a la ciudadanía, el comercio y los servicios, los visitantes, etc., sobre las pautas de comportamiento y normas sanitarias o de distanciamiento social. ¿Qué acciones de comunicación y sensibilización convendrá emprender?

  • Sensibilización sobre las nuevas pautas de conducta. La comunicación y sensibilización hacia las pautas de distanciamiento social, de uso y acceso al espacio y los equipamientos públicos y los protocolos sanitarios, serán cada vez más relevantes. Todo ello implica interiorizar nuevos hábitos y normas que pueden resultar incómodas o de difícil comprensión por parte de la ciudadanía, pero también porque cabe la posibilidad que disminuya la percepción de peligro y se produzca un efecto de relajación de la ciudadanía.
  • Comunicación de la gestión de nuevos residuos sanitarios. Se puede asegurar que los nuevos residuos sanitarios (mascarillas, guantes, pantallas, etc.) han venido para quedarse durante un período de tiempo aún incierto y la ciudadanía deberá tener clara cuál es su correcta separación, y cómo tratar los residuos en el caso de las personas enfermas. Además, habrá que concienciar de la importancia de no dejar estos residuos fuera de los contenedores de rechazo o incluso en papeleras abiertas como las que hay en las calles o en los parques. Esta información es clave para proteger a la población, particularmente a los trabajadores de los servicios de limpieza, y asegurar la correcta gestión de un nuevo tipo de residuos.
  • Hacer frente al gran volumen de información (ya la desinformación). Estamos conviviendo con un gran volumen de información centrada en la Covidien-19, incluso se podría hablar de intoxicación. Desde las administraciones, como fuente fiable de información para la ciudadanía, habrá un esfuerzo importante para generar seguridad informativa a la población, dando mensajes concretos, directos y claros, y adaptados a los diferentes perfiles de población.
  • Planes de contingencia para una potencial segunda ola. Una segunda oleada de contagios o rebrotes focalizados antes de que exista una vacuna para el coronavirus es una amenaza muy real. En este sentido, al igual que las administraciones deberán disponer de planes de contención para garantizar la continuidad de los servicios públicos, también deberán tener a punto estrategias de comunicación de crisis para activarlas rápidamente y de manera amplia.

¿Cuál queremos que sea nuestro modelo de sociedad del futuro?, ¿cómo haremos la transición hacia la nueva normalidad? Tenemos la oportunidad y, por lo tanto también la responsabilidad, de mejorar nuestras acciones, de buscar una sociedad más justa, cívica, abierta y comprometida con el resto de los ciudadanos y con el medio ambiente.

Las administraciones deben acompañar a la ciudadanía en este proceso y se debe tener la mirada puesta en las oportunidades de futuro y el gran margen de mejora y bienestar que tenemos la posibilidad de conseguir. ¿Qué oportunidades merece la pena aprovechar?

No deshacer el camino que se había avanzado en sensibilización ambiental

Los municipios tendrán la necesidad de reorientar o reforzar las campañas de tipo ambiental habituales, pero que tomarán mayor relevancia a raíz de las consecuencias del COVID-19 y ante el riesgo que se hagan pasos atrás en todo lo que se había avanzado en sensibilización ambiental en los últimos años.

  • Evitar la caída del uso del transporte público y fomentar la movilidad activa. Siguiendo las recomendaciones del Gobierno y las restricciones derivadas del estado de alarma, el uso del transporte público ha descendido significativamente. Hay que trabajar en alternativas en la movilidad activa no contaminante, como por ejemplo la bicicleta, al tiempo velar por dar seguridad a los usuarios del transporte público. Las acciones de sensibilización serán clave para hacer ver que, modificando nuestros hábitos de desplazamiento, podemos conseguir objetivos para mejorar nuestra calidad de vida.
  • Hacer un uso racional de los plásticos. Con la crisis del COVID-19 hemos visto que los plásticos tienen aplicaciones indispensables para la salud, pero también hemos visto cómo, debido al miedo al contagio, se ha vuelto a disparar el consumo de productos envasados ​​o empaquetados y de elementos de un solo uso. Este será uno de los retos más profundos: como atender a las comprensibles reticencias y precauciones de la ciudadanía y al mismo tiempo, la necesidad de sensibilización para un uso racional de los plásticos.
  • Apostar por el consumo responsable y sostenible. Otro aspecto que se está viendo alterado y modificado significativamente son nuestros patrones de consumo. Cuando regresamos a la normalidad, los municipios deberán realizar acciones para devolver la tranquilidad a los consumidores y la confianza en el pequeño comercio local y de proximidad, para fomentar la economía local que se habrá visto muy perjudicada frente al comercio electrónico. Por otra parte, con esta crisis se ha extendido ampliamente el debate sobre la relación entre la pandemia y las implicaciones ambientales y sociales del actual modelo global de fabricación, distribución y consumo. Será el momento de sensibilizar a la población hacia un modelo de consumo diferente.

Los informadores y agentes cívicos, la clave para una comunicación que perdure

Fruto de la experiencia de Anthesis Lavola en el diseño, planificación y ejecución de campañas de sensibilización ciudadanas, se puede afirmar que la interacción directa con la población es clave para conseguir los objetivos marcados por nuestros clientes. La empatía con la ciudadanía, la adaptación del discurso a cada interlocutor, la formación de los equipos de informadores en técnicas de habilidad comunicativas y la sensibilización, son algunos de los elementos más relevantes.

En el escenario post-covid el reto que tenemos por delante es mayúsculo, el esfuerzo que se pide a la sociedad será importante, pero también nos puede aportar una oportunidad de mejora única. Tenemos la oportunidad colectiva y por tanto, también la responsabilidad, de mejorar nuestras acciones, de buscar una sociedad más justa, cívica, abierta y comprometida con el resto de los ciudadanos y con el medio ambiente.

La clave será contar con el apoyo, implicación y apoyo de la ciudadanía en cada una de las acciones y necesidades que se vayan generando y, para este fin serán imprescindibles las campañas de sensibilización llevadas a cabo con informadores y apoyadas por acciones comunicativas imaginativas e inteligentes.

Consulta el artículo completo en la web de Anthesis Lavola.

Laura Toset
Resposanble de campañas

Barcelona ha comenzado el lunes 17 de febrero la nueva campaña de sensibilización y concienciación ciudadana sobre la recogida y el reciclaje de residuos, que este año se focaliza en el contexto de Emergencia Climática, que el Ayuntamiento declaró el 15 de enero de 2020 .

Por cuarto año consecutivo el Ayuntamiento ha confiado en Anthesis Lavola para llevar a cabo esta campaña sobre la Emergencia Climática y la salud de las personas en relación con la limpieza y la correcta gestión de los residuos. Hasta el 31 de diciembre de 2020 un equipo de personas informadoras ambientales recorrerá los 73 barrios de la ciudad con el objetivo de sensibilizar sobre el impacto ambiental de los residuos y sus implicaciones económicas y en la salud, así como sus efectos en el cambio climático; y es que la generación y el tratamiento de los residuos municipales emite aproximadamente un 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por eso la campaña busca promover un cambio de hábitos para avanzar hacia el Residuo Cero y corresponsabilizar a la ciudadanía para que se implique tanto en la reducción de los residuos como en la correcta separación de los residuos domésticos y los recicle. Todo ello en el marco de los retos que supone la Declaración de Emergencia Climática de Barcelona, ​​de los que también se informará a la ciudadanía.

El equipo de campañas de Anthesis Lavola conjuntamente con el Ayuntamiento han propuesto una serie de acciones de proximidad para reforzar los mensajes clave de la campaña y para alcanzar los objetivos de sensibilización y corresponsabilidad planteados. Las acciones abordarán diversas temáticas como los diferentes sistemas de recogida de la ciudad, la recogida selectiva, la orgánica y los puntos verdes, entre otros.

También se llevarán a cabo dinamizaciones que contarán con la participación de la ciudadanía para sensibilizarlos sobre la importancia de avanzar hacia el Residuo Cero, además de charlas y talleres en los diversos distritos de la ciudad. Las acciones han sido conceptualizadas y diseñadas adecuándose a las diferentes problemáticas detectadas en cada barrio.

Como en campañas anteriores, el equipo de Anthesis Lavola aporta el seguimiento y evaluación permanente de las acciones que se realizan y de los datos que se recogen a través del aplicativo propio LV Sinappsis. Igualmente, con el fin de preparar la excusión de la campaña, se ha realizado una formación especializada al equipo de personas informadoras, potenciando la importancia de la empatía y la comunicación cercana como aspectos fundamentales para que la campaña de sensibilización pueda desarrollarse con éxito.

Las campañas de sensibilización que incorporan equipos de informadores, consiguen un resultado verdaderamente transformador a la hora de que la ciudadanía se corresponsabilice en la gestión de los residuos de forma más sostenible. A Lavola somos expertos en ejecutar campañas, tanto de larga como de corta duración, en colaboración con los ayuntamientos.

Para las administraciones públicas la gestión de residuos es un aspecto fundamental para lograr, por un lado, un mayor compromiso con la sostenibilidad y, por otra, para cumplir con la normativa comunitaria de la Unión Europea que fija unos baremos límite y obliga a tomar medidas para mejorar las tasas de reciclaje de los municipios, teniendo como horizonte que el año 2035 de manera gradual se deberán reciclar el 65% de los residuos urbanos.

En este contexto son varias las acciones que se impulsan desde los municipios, tales como ampliar la recogida selectiva, aplicar el sistema de recogida puerta a puerta, realizar una identificación de usuarios con tarjetas cada vez que se utiliza un contenedor o incluso iniciar pruebas piloto de recogida de fracciones de residuos por días diferenciados. En cualquiera de los casos el éxito de las acciones depende de cómo los usuarios las aplican, ya que sin la implicación de la ciudadanía y de los comercios, las medidas tomadas no consiguen tener el impacto deseado. Y es aquí donde las campañas de sensibilización entran en juego para garantizar el éxito de las medidas y para contribuir a que sean entendidas y bien recibidas por parte de la ciudadanía y que se efectúen correctamente.

Lavola tiene una contrastada experiencia en el diseño y ejecución de campañas de sensibilización, aportando una diferenciación sustancial y práctica respecto a las acciones de información. El equipo de campañas parte del convencimiento de que sensibilizar tiene un efecto más potente y transformador que informar.

A priori una campaña de información y una de sensibilización pueden parecer lo mismo, pero si bien los fines pueden ser compartidos, la manera de conseguirlos es esencialmente diferente. La acción informativa se caracteriza por transmitir un mensaje de manera unidireccional; el emisor puede adaptar el canal, el lenguaje o el formato para con el receptor pero no tiene en cuenta otras variables de la persona a la que nos dirigimos. Por el contrario, en las acciones de sensibilización el receptor y su contexto personal son el punto de partida del emisor para adaptar la actitud comunicativa y exponer el mensaje. La atención personalizada es determinante y en Lavola somos expertos en la selección, formación y fidelización de equipos de personas informadoras ambientales que con profesionalidad, asertividad y empatía tienen la habilidad de dirigirse a la ciudadanía para sensibilizar y promover un cambio real en sus creencias y actitudes.

Una de las estrategias utilizadas por parte de los equipos de personas informadoras parte de la teoría de las cuatro esferas del catedrático de psicología social y ambiental Enric Pol. Su tesis identifica que el comportamiento humano está sujeto a cuatro dimensiones diferenciadas a la hora de adquirir nuevos hábitos: las personas que reaccionan a partir de datos e informaciones racionales contrastadas; las que ponen por delante las emociones y sentimientos a la hora de actuar; las que priorizan aspectos funcionales y prácticos para incorporar cambios y; finalmente, las que actúan persiguiendo la aceptación social. Si la persona informadora ambiental, gracias a las aptitudes personales y la formación recibida, es capaz de identificar la esfera principal que opera en quién está hablando, podrá adecuar el discurso para tener el máximo impacto en el interlocutor.

Al trabajo en torno a los factores psicológicos y sociales se suma una planificación cuidadosa y consensuada del mensaje o mensajes claves que se quiere comunicar con cada campaña, así como la identificación de argumentos o informaciones preconcebidas que el equipo de personas informadoras debe ser capaz de rebatir para convencer a la ciudadanía. En paralelo, se recogen demandas y opiniones de la ciudadanía mediante la aplicación de creación propia Lv-Sinappsis para trasladarlas a los clientes y poder determinar el impacto de la campaña y dar información interesante que facilite la toma de decisiones de futuras acciones a realizar.

De este modo, las campañas de sensibilización ambientales que idea y ejecuta Lavola se diseñan para que el impacto que provoquen en público sea lo más efectivo y transformador posible, potenciando la atención personalizada a la ciudadanía a través del equipo de personas informadoras ambientales.

El Ayuntamiento de Granollers ha confiado en Lavola para impulsar una campaña puerta a puerta comercial para dar a conocer el nuevo sistema de recogida de residuos de papel y cartón y sensibilizar a las personas comerciantes. La acción ha comenzado durante el periodo navideño y tendrá dos fases de implementación.

Debido al aumento de residuos de papel y cartón que se depositan en las calles de Granollers o que se acumulan en los alrededores de contenedores, el Ayuntamiento de la ciudad incrementará la recogida puerta a puerta comercial de esta fracción de residuos. Para garantizar la buena acogida de la medida y la correcta implementación que tendrán que hacer las personas comerciantes de la zona de la isla peatonal de la ciudad, se realizará una campaña de sensibilización y de información.

La campaña, ideada y ejecutada por Lavola, se desarrolla en dos fases; la primera de ellas comenzó aprovechando la época de Navidad y la segunda tiene previsto iniciar próximamente. Para llevar a cabo la campaña se ha formado a un equipo de dos informadas ambientales que, juntamente con dos agentes cívicos que trabajan para el Ayuntamiento de Granollers, han visitado todos los comercios que están ubicando en la zona donde se aplica la nueva medida.

Las visitas personalizadas han servido para sensibilizar a las personas comerciantes sobre la situación actual y corresponsabilizarlos e implicarlos en la solución propuesta por parte del Ayuntamiento. Con el apoyo de un tríptico informativo diseñado y producido por parte de Lavola, se ha informado del nuevo sistema de recogida. En paralelo se han recogido datos para determinar qué volumen de residuos generan los diferentes comercios, categorizarlos y poder hacer un seguimiento de los hábitos de reciclaje y los puntos críticos.

Las fiestas de Navidad son uno de los periodos del año donde se generan más residuos de vidrio; para sensibilizar y fomentar el reciclaje de este material, Ecovidrio impulsa una campaña de impacto en diferentes ciudades de España. Lavola ha colaborado con Ecovidrio participando en esta campaña en L’Hospitalet de Llobregat.

La acción ha tenido lugar en un espacio céntrico de la ciudad donde, durante un fin de semana, se ha instalado un abeto creado a partir de miniglús en los cuales se podía leer que el reciclaje de vidrio contribuye a la lucha contra el cambio climáitco. La instalación ha servido para captar la atención de las personas peatones y facilitar que se acercaran al espacio donde dos informadoras ambientales dinamizaban la actividad. Con el apoyo de una tablet las personas que querían participar realizan un juego interactivo que tenía como premio uno de los miniglús del árbol navideño.

Este tipo de campañas son muy efectivas para el reclamo visual y atractivo que se instala en el espacio público y sirven para lograr un alto impacto recordando a la ciudadanía mensajes sobre buenos hábitos de reciclaje. El equipo de campañas ha colaborado en el diseño y producción del espacio expositivo y con el servicio de información ambiental.

Durante tres años el Ayuntamiento de Barcelona ha llevado a cabo una campaña para la mejora de la limpieza de los espacios públicos de la ciudad, dirigida a la ciudadanía y a los comercios. Lavola ha trabajado en este proyecto sin precedentes desde su inicio y ha visto recogidos los frutos de las acciones de sensibilización realizadas.

El Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha el año 2017 la campaña de sensibilización para la mejora de la limpieza de las calles y plazas de la ciudad. Un proyecto de gran envergadura por el que Lavola, presente desde el inicio, ha podido aportar mejoras año tras año, focalizando y perfeccionado las acciones se han llevado a cabo para potenciar el impacto global de la campaña y consolidando el equipo de personas informadoras ambientales que ha participado.

El balance de la campaña después de tres años de actuación es muy positivo, sólo durante 2019 se han sensibilizado a más de 255.000 personas y más de 33.000 comerciantes. Las acciones realizadas han servido para poner de relieve datos significativos que demuestran la consolidación de hábitos limpieza del espacio público entre la población barcelonesa:

  • El 77% de la ciudadanía encuestada declara ser conocedora de los puntos verdes de barrio, con un aumento de 8% respecto el 2017.
  • La separación de la fracción orgánica está bien aceptada en la ciudad, el 60% del vecindario encuestado declara que lo hace correctamente.
  • La sensibilización sobre la recogida de excrementos de los animales está acostumbrada, así lo declara el 98% de los propietarios de perros encuestados, y la limpieza de orines y ha aumentado en un 22% respecto al año 2017, mostrando una gran mejora en este aspecto.
  • El servicio de recogida de muebles y trastos viejos ha mejorado un 16% respecto al año 2017, siendo actualmente el 64% de la población encuestada la que afirma hacer un buen uso de este servicio.

Durante el 2017 de entre las acciones realizadas destaca el seguimiento de los puntos críticos de limpieza de la ciudad y también la recopilación de las incidencias de los comercios. Igualmente es relevante el diseño y la producción de recursos didácticos para complementar las acciones de sensibilización y motivar la interacción con la ciudadanía.

En la campaña de 2018 se incorporaron nuevos mensajes relacionados con el residuo cero y se aprovecharon los resultados obtenidos el año anterior para hacer una propuesta de seguimiento de los puntos críticos. También se amplió el horario de actuación incluyendo la franja nocturna durante los meses de verano y los sábados para tener incidencia durante actos de participación ciudadana como ferias comerciales, fiestas mayores de barrio o eventos puntales de la ciudad. Como complemento, se desplegó una estrategia de comunicación en redes sociales y también se dio mayor visibilidad a las acciones con el uso de cinco bicicletas eléctricas con un remolque informativo. Asimismo se iniciaron acciones de sensibilización en colaboración con redes de entidades y asociaciones, por ejemplo de personas recién llegadas.

Finalmente, en la última etapa de la campaña en 2019 se ha incorporado la temática de la gestión de los plásticos en apoyo a la campaña municipal #plàsticzero y se han consolidado las líneas de actuación anteriores para informar sobre el residuo cero y la materia orgánica, sensibilizar a los propietarios de perros para la recogida de excrementos y la limpieza de orines, mejorar el conocimiento sobre los diferentes sistemas de recogida y la recogida y de muebles y trastos viejos. Y, siguiendo con las acciones precedentes, se ha desplegado una relación colaborativa con entidades, asociaciones y centros cívicos para llevar a cabo talleres de sensibilización.

Con la colaboración en esta campaña de larga duración Lavola ha acumulado una experiencia contrastada en estrategias para empatizar y sensibilizar a la ciudadanía, en el tratamiento de datos y la evaluación del impacto de las acciones, y en la gestión y coordinación de equipos de personas informadoras ambientales.

El programa educativo de la campaña “Acierta con la orgánica” del Ayuntamiento de Madrid ha sido un éxito, cómo ocurrió en el curso anterior. En el curso 2018-19 han participado más de 50.000 personas pertenecientes a 130 centros educativos, todos ellos ubicados en los 12 distritos en los que se está implementando la separación de esta fracción.

La oferta educativa se enmarca en la campaña de información y sensibilización a la ciudadanía asociada a la implantación del nuevo sistema de recogida del residuo orgánico, que des del 2017 impulsa el Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid  y se desarrolla con la colaboración de Lavola.

Este programa educativo, formado por tres tipos de actividades —todas ellas gratuitas—, está diseñado para que participe toda la comunidad educativa, no solo el alumnado. En todas las actividades se trabajan valores ambientales, al mismo tiempo que se da a conocer la nueva recogida de residuos orgánicos para que la comunidad educativa se implique de forma activa en su correcta gestión, transmitiendo los beneficios de la acción para aplicarlos tanto en el centro educativo como en sus hogares.

Las escuelas y los institutos son espacios muy relevantes dónde comunicar y sensibilizar para conseguir una transformación real hacia la cultura de la sostenibilidad.

En Lavola sabemos cómo es de crucial la labor educativa entre los más jóvenes para conseguir una transformación real hacia la cultura de la sostenibilidad. Por ello, las escuelas y los institutos son espacios muy relevantes dónde comunicar y sensibilizar. En este sentido, las cifras de participación del programa educativo de la campaña “Acierta con la orgánica” son una motivación para seguir nuestra tarea.

¿Qué aportan las actividades educativas en la campaña de sensibilización? 

En las ‘Actividades de aula’ el alumnado adquiere conocimientos y pone en práctica de forma amena y divertida la separación del residuo orgánico en el centro, un aprendizaje que pueden trasladar en sus hogares. Más de 33.000 escolares de educación infantil, primaria y secundaria han participado en esta modalidad de actividades.

Estas propuestas se complementan con la actividad de ‘Compostaje en la escuela’, dirigida principalmente al personal docente y no docente cuyo centro educativo disponga de huerto. También se han realizado con el alumnado encargado de gestionar el huerto escolar de sus centros y con usuarios de centros de educación especial. En total, más de 1.200 personas han aprendido de forma teórico-práctica cómo funciona una compostadora (hemos facilitado 43) y cómo los residuos orgánicos que se generan en el centro educativo se convierten en abono. De esta manera, con el compost generado pueden abonar el huerto de la escuela y se toma consciencia de los beneficios de la correcta separación la fracción orgánica y se aprende el ciclo de la materia orgánica.

La actividad que completa la oferta del programa es el ‘Espectáculo educativo’. Se realiza en comedores de centro educativos y más de 15.000 comensales de educación infantil y primaria han podido disfrutar de esta propuesta original y divertida. Consiste en un espectáculo en el que el alumnado participa con canciones, juegos, gestos y rimas mientras aprenden qué residuos van al contenedor de tapa marrón y cuál es la importancia de no desperdiciar la comida.

El equipo de campañas es experto en la ideación, gestión e implementación de campañas de sensibilización para la ciudadanía, en las cuales aportamos recursos creativos y propuestas educativas de calidad para reforzar la comunicación de la sostenibilidad. Con este tipo de programas educativos, asociados a campañas de información y sensibilización, se consigue implicar activamente al alumnado, así como involucrar a toda la comunidad educativa y hacer extensible el mensaje a los hogares.

Las campañas de sensibilización son una gran herramienta para comunicar a la ciudadanía los cambios y las transformaciones que se impulsan desde las ciudades en materia de sostenibilidad. A Lavola somos expertos en ejecutar estas acciones y así lo demostramos en las campañas que ejecutamos en colaboración con los ayuntamientos de Barcelona y de Madrid.

Leer más