Entradas

Estamos a las puertas de terminar un año inédito en el que, para llevar a cabo nuestra tarea educativa no hemos podido estar físicamente cerca de los públicos a los que nos dirigimos. Esto nos ha obligado y motivado a transformar y adaptar las soluciones, recursos y servicios que ofrecemos a los clientes para seguir aportándoles valor. ¿Qué nos llevamos, de este año?

Las palabras ‘resiliencia’ y ‘innovación’ han formado parte del día a día del equipo de educación de Anthesis Lavola. Si bien nuestra práctica educativa siempre ha apostado por aportar soluciones creativas que estén alineadas con las tendencias pedagógicas más punteras, en tiempos de pandemia ‘hemos evolucionado de manera estrepitosa para dar respuesta a las nuevas necesidades de los clientes y de los públicos. Hasta ahora, utilizábamos la tecnología tímidamente, para que los usuarios finales no estaban preparados; ahora estamos abocados’, como reflexiona Núria Solé, responsable de la solución de programas educativos. Y añade que se han abierto nuevas maneras de acercarse y de trabajar con la comunidad educativa la que ha integrado, finalmente, el mundo digital en su ADN; ‘La digitalización puede ofrecer muchas posibilidades para seguir educando y es muy interesante por todo lo que nos ofrece. La hibridación del mundo presencial y el digital podemos llegar mucho más allá; podemos ampliar, complementar y mejorar la labor que hacíamos presencialmente’.

Cal incorporar els avantatges que aporta la digitalització a la nostra tasca educativa i la normalització i acceptació de les propostes en línia entre la comunitat educativa i el públic general per aportar més valorar a l’aprenentatge.

En la mesa redonda virtual ‘Como ayudar a la escuela desde fuera de la escuela? ‘ que el pasado junio organizamos desde Anthesis Lavola, las intervenciones de Coral Regí, directora de la escuela Virolai de Barcelona, ​​ya apuntaron la reflexión sobre cómo todas las actividades interactivas y gamificadas en línea que se crearon para acompañar a los centros educativos como recurso de aprendizaje y en la ciudadanía como propuestas de ocio cuando no se podía salir del domicilio, podrían convivir. Y es que el escenario que ha ido perfilándose en el desconfinamiento y las nuevas olas de la Covid-19 es que la presencialidad y el distanciamiento físico forzosamente deben coexistir y que fluctúan según las necesidades sanitarias de cada momento.

En este sentido, Berta Segura, como educadora ambiental remarca la promoción de las herramientas digitales entre los equipos a partir de formaciones internas para desarrollar nuevos recursos en línea y conocer nuevas herramientas digitales de participación. Su uso ha supuesto una manera de acercar entornos naturales a personas que no pueden vivirlos en primera persona, ya sea por su lugar de residencia, sus circunstancias personales, etc. En este sentido, muchas de las actividades y charlas que se han promocionado en formato digital durante el confinamiento, han podido llegar a muchas más personas usuarias que, de otro modo, no habrían podido disfrutar.

Destaquem el compromís dels clients per seguir apostant per l’educació ambiental en temps de pandèmia, tant per la vocació de servei a la ciutadania com per l’acompanyament als docents en temps d’incertesa.

Hay pues que aprovechar e incorporar las ventajas que aporta la digitalización a nuestra labor educativa y la normalización y aceptación de las propuestas en línea entre la comunidad educativa y el público general para enriquecer, ampliar y aportar más valorar el aprendizaje. Un aprendizaje que, fundamentalmente y en esencia, todas las personas del equipo remarcan que debe poder seguir siendo presencial para vivir el placer y la experiencia que aporta la participación en un taller manipulativo o en una visita de descubrimiento del entorno natural.

En este sentido, Anna Giraldo y Roger Cardellach, que coordinan programas de educación ambiental, apuntan la importancia de recuperar el material didáctico y pedagógico que se pone al alcance de los niños de manera sensorial y manipulativa. Si bien hay recursos digitales que propician la interacción y la motivación por parte del alumnado, el aprendizaje vivencial y sensorial basado en la observación, la escucha y la manipulación de objetos y recursos, es más perdurable a largo plazo. Como también lo es el hecho de que una persona educadora ambiental experta pueda compartir sus conocimientos en el contexto de una actividad presencial, creando un vínculo afectivo y empático con el público.

Así lo reafirma Alba Bonàs, responsable de la solución de consultoría educativa al decir que ‘la esencia de la educación son las personas, y las personas nos relacionamos mejor con todos los sentidos’. Y, en esta misma línea, la Tais Vidal a partir de su experiencia como coordinadora de campañas de sensibilización tiene claro que para lograr una mejor sensibilización en las campañas ‘hay que mantener el contacto presencial entre los equipos de personas informadoras de la calle y la ciudadanía, ya que en este caso, además, representan un hilo de comunicación entre la población y la administración o los clientes que las impulsan’.

Y, precisamente en referencia a los clientes, hay que destacar su compromiso tanto para seguir apostando por la educación ambiental en tiempos de pandemia como por la vocación de servicio a la ciudadanía como para el acompañamiento a los docentes en tiempos de incertidumbre. Gran parte de la transformación de programas educativos y actividades de museos y centros ha sido posible gracias la apuesta que los clientes han hecho para diseñar nuevas actividades en línea. En este sentido, el equipo de educación se complace de la empatía y la confianza de los clientes con los que se ha trabajado de la mano, un hecho que ha reforzado los vínculos. Una muestra es la buena acogida que tuvo el ciclo de webinars especializados que impulsó Anthesis Lavola para seguir tejiendo complicidades con las relaciones con los clientes.

Para profundizar en las reflexiones sobre la práctica educativa durante la pandemia, en este podcast (en inglés) podéis escuchar a Marta Lacruz, Directora de Desarollo y responsable de Educación de Anthesis Lavola.

El 22 de septiembre se entregaron los reconocimientos «Barcelona nunca se detiene» en el marco del salón BizBarcelona. La colaboración entre la Red de Ateneos de Fabricación y el movimiento ciudadano Coronavirus Makers ha recibido un premio por su labor produciendo y suministrando miles de equipos de protección individual en respuesta a la emergencia sanitaria del Covid-19.

Los Ateneos de Fabricación son equipamientos impulsados ​​por el Ayuntamiento de Barcelona donde se trabaja para acercar la tecnología, la ciencia y el diseño de la fabricación digital y de sus aplicaciones a toda la ciudadanía. Disponen de máquinas y personal cualificado para capacitar, apoyar proyectos y acoger actividades sobre la base de la economía social y solidaria, en la que compartir es el modelo.

A raíz de la situación de emergencia sanitaria generada por el Covid-19, los cinco ateneos de la Red de ateneo de Barcelona (XAF) junto con la Casa del Mig Punt Multimedia, organizaron sus equipos de trabajo y la maquinaria (una treintena de impresoras 3D, cinco cortadoras láser y un equipo de veinte y cinco trabajadores) para producir equipos de protección individuales y distribuirlos al personal esencial que estuvo en primera línea de acción durante que durante la fase más dura del Covid-19.

La XAF se sumó a las acciones que de manera voluntaria inició el movimiento ciudadano organizado a través del colectivo Coronavirus Makers, que llegó a reunir a más de 3.000 personas entre makers, ingenieros, personal sanitario, taxistas, etc. Conjuntamente, y con el apoyo de las gerencias, direcciones y departamentos implicados del Ayuntamiento de Barcelona, ​​hicieron posible la producción y entrega de hasta 30.000 piezas entre marzo y julio de 2020.

El equipo de Anthesis Lavola que gestiona el ateneo de fabricación ubicado en el Parque Tecnológico ha sido un activo en esta colaboración porque se ha encargado de la logística del proyecto, ha reforzado el equipo para aumentar la producción cuando ha sido necesario y ha formado los equipos de personas voluntarias.

En el Parque Tecnológico, convertido en el centro de logística del proyecto colaborativo, se recibían las piezas producidas desde los otros ateneos de la XAF, se desinfectaban siguiendo los protocolos sanitarios, empaquetaban y se envían a las diferentes entidades que habían solicitado materiales. En este proceso, la colaboración del Sindicato del Taxi de Cataluña ha sido imprescindible para poder realizar todos los traslados de materiales.

Los reconocimientos «Barcelona nunca se detiene», creados por Barcelona Activa y Bizbarcelona – el salón de referencia para emprendedores, startups y pymes – han reconocido en la categoría de «Colaboración o iniciativa compartida» este trabajo realizada conjuntamente entre la XAF y los movimientos ciudadanos, valorando el trabajo realizado por parte de los diversos colectivos. Al día siguiente de la entrega del premio se presentó el informe de realización del proyecto con la participación de Jordi Reynés, Director de la XAF, Martí Burriel, coordinador de los servicios educativos de la XAF y Clara Borràs, coordinadora del Ateneo de Fabricación del Parque Tecnológico por parte de Anthesis Lavola, también se mostró un vídeo resumen con la tarea realizada.

La participación del equipo de Anthesis Lavola en este proyecto solidario y en red ha sido un reto ya la vez una oportunidad; hemos colaborado en la transformación del Ateneo del Parque Tecnológico en un centro logístico y productivo con un nivel de fabricación seriada cuando, habitualmente, su objetivo es el de la producción de prototipos. Hemos constatado los potenciales de la maquinaria de fabricación digital aplicada a un contexto real de emergencia social y sanitaria y, sobre todo, hemos puesto de manifiesto la importancia de la misión de la XAF de convertirse en espacios de inclusión y de capacitación digital para toda la ciudadanía a partir del aprendizaje y la experimentación en el mundo de la fabricación digital. Un objetivo alineado con la vocación educativa de la solución de Museos y Centros de Ciencia de Anthesis Lavola per tal d’augmentar el capital científic i tecnològic de les persones.

Con la nueva normalidad se han retomado los proyectos que implican contacto entre personas. La normativa sanitaria se ha integrado en el día a día de los proyectos y desde la responsabilidad y la prevención, los equipos de Anthesis Lavola trabajamos para que las medidas de distanciamiento físico no vayan en detrimento del acercamiento social; queremos seguir generando situaciones de complicidad con los públicos que motiven el aprendizaje y la adopción de los valores de la sostenibilidad.

¿Cómo encaran los retos de la nueva normalidad las diferentes soluciones del ámbito de personas sostenibles de Anthesis Lavola?

MUSEOS DE CIENCIA Y CENTROS DE EDUCACIÓN AMBIENTAL

Los equipos de personas que trabajan en los diferentes servicios que prestamos a museos y centros están en contacto directo con los visitantes, son la cara visible de los equipamientos y las primeras personas a las que se dirige el público. Ahora que los mostradores y las personas que trabajan han incorporado las medidas de seguridad y de higiene pertinentes, la acogida y atención a los visitantes necesita poner más énfasis en la empatía y el trato cercano para naturalizar las barreras físicas de distanciamiento. Así pues, los equipos han potenciado las buenas prácticas ya habituales en el recibimiento y la acogida de los visitantes para que las personas visitantes puedan sentirse bien atendidas y trasladar las informaciones clave de cada centro o equipamiento.

A la hora de dinamizar de actividades o visitas, los equipos educativos han adaptado la oferta y replanteado las dinámicas de las propuestas para ajustarlas a la nueva situación, como también se han cambiado algunos materiales para hacerlos más seguros. Igualmente, en algunos proyectos, los equipos educativos han pasado de tener un papel de facilitadores en el descubrimiento del público a partir de la interacción con los recursos didácticos, a desarrollar un rol de mediadores y siendo las manos de los visitantes para garantizar las condiciones de higiene. Esta nueva situación supone un beneficio para nuestros equipos educativos, especialmente en museos de ciencia como el CosmoCaixa donde se aprovecha la presencia de los educadores especializados en las salas para divulgar conocimientos científicos con una mediación personalizada y donde los visitantes pueden profundizar en los contenidos de la sala.

CAMPAÑAS DE SENSIBILIZACIÓN

El equipo Anthesis Lavola que diseña y gestiona campañas, siempre ha apostado por la sensibilización generando situaciones de complicidad con la ciudadanía que faciliten la comunicación y transmisión de los mensajes clave de cada campaña. Las personas informadoras que trabajan a pie de calle afrontan, por la tesitura de su trabajo, el reto de interactuar con la ciudadanía procurando captar su interés y complicidad; con la nueva normalidad se añade la dificultad de dirigirse a ellas procurando no violentarse las debido a las medidas de distanciamiento físico recomendadas. Para facilitar estas situaciones, en la reanudación de la campaña residuos y cambio climático del Ayuntamiento de Barcelona, ​​por ejemplo, se han reubicado los puntos de información escogiendo calles y plazas amplias para garantizar el distanciamiento físico, además de facilitar a todas las personas informadoras equipos de protección individuales. En esta reanudación, también se han tenido en cuenta otros aspectos relacionados con el discurso y el argumentario, ampliando los contenidos que relacionan el cambio climático con la pandemia y los nuevos residuos que se generan a raíz del Covid (mascarillas, guantes, etc.). Asimismo, el diseño de la campaña preveía la realización de dos acciones de gran impacto y repercusión en la ciudad, las cuales se están conceptualizando de nuevo para combinar la parte presencial y la digital.

Igualmente, para evitar la distribución de elementos físicos de difusión tanto por el riesgo de contagio como por la generación de nuevos residuos, se pone en práctica el sistema innovador ZeroFlyers. Consiste en la transmisión de contenidos directamente al móvil del usuario con la tecnología NFC. Es un sistema diseñado para Anthesis Lavola que ya se ha utilizado en otras campañas y que ha surgido de la reflexión que las campañas de comunicación sobre sostenibilidad deben ser sostenibles en sí mismas y servir de ejemplo, es decir, deben tender el Residuo Cero.

PROGRAMAS EDUCATIVOS

Los programas educativos dirigidos a niños y jóvenes están retomando las actividades presenciales están retomando las actividades presenciales al aire libre. Se dirigen a niños y jóvenes de grupos de entidades de ocio y centros, con ratios reducidas y aplicando medidas de seguridad y de higiene. Desde el cierre de los centros educativos los programas que gestionamos han llevado a cabo una transformación a través de los canales digitales y las plataformas online para poder seguir ofreciendo recursos educativos a los centros y sesiones dinamizadas online que inviten a descubrir espacios físicos con estrategias de participación telemáticas. Los programas de educación ambiental ‘Com funciona Barcelona?’ y ‘Compartim un futur’ del Ayuntamiento de Barcelona y del Área Metropolitana de Barcelona respectivamente, son un ejemplo de la renovación de la oferta de actividades. A pesar de la realización de visitas presenciales durante el verano, aunque se han solicitados actividades dinamizadas en línea por parte de grupos de ocio. Y es que la logística de la organización de los grupos de niños en cuanto al cumplimiento de las ratios de seguridad y de garantizar la trazabilidad, son fuertes acondicionados para la reanudación de la normalidad a la hora de hacer salidas fuera de los centros educativos.

De cara al próximo curso, el equipo de programas educativos de Anthesis Lavola afronta un reto complejo y es que las incertidumbres de cómo será la vuelta a las aulas hace que los programas trabajen con varios escenarios: el de una oferta presencial con la dinamización de los equipos educativos; una programación online complementaria a las actividades de las aulas sin la presencia de los equipos educativos, una oferta totalmente telemática o bien, la combinación de ambas para dar una respuesta permeable a las diferentes situaciones que puedan darse.

CONSULTORIA EDUCATIVA

Desde el punto de vista del diseño de actividades educativas, la conceptualización y la producción de materiales y recursos didácticos, el equipo de consultoría educativa de Anthesis Lavola siempre ha apostado por la innovación y las nuevas tendencias en metodologías emergentes. Ahora, más que nunca, hay que anticipar las nuevas necesidades a la hora de concebir proyectos educativos para dar respuesta a escenarios inciertos. Así, en el diseño de actividades nuevas ya estamos trabajando en propuestas en formato online y digital que permitan garantizar el acceso a los usuarios en caso de una nueva situación de confinamiento y que sean un recurso permanente y de futuro para el cliente. En la creación de estos proyectos toma especial importancia la comunicación de los contenidos, y la adaptación de formatos y canales telemáticos a las diferentes tipologías de públicos.

Igualmente, en relación con actividades ya existentes, será necesario anticipar a nuestros clientes la necesidad de transformar o adaptar los recursos, como es el caso de la actualización del recurso digital del ‘Laboratorio del agua‘ llevada a cabo por la Agencia Catalana del Agua (ACA). En esta línea, conviene pensar en la producción de materiales y recursos didácticos digitales a través de plataformas que permitan la interacción y la creación de propuestas innovadoras y generar contenidos educativos pensados ​​para ser consultables en línea. Estos recursos abren los retos de garantizar el acceso de los recursos a la diversidad de colectivos a los que nos dirigimos, teniendo en cuenta aspectos como la «brecha» digital y la accesibilidad.

Respecto a las producciones de materiales físicos, deviene relevante en el proceso de diseño prever la interacción con los materiales de usuarios y educadores para que puedan desinfectarse con facilidad, garantizando el tiempo en la ejecución de la actividad para poderlo hacer con garantías de seguridad.

Con la llegada del verano y de la nueva normalidad, las puertas de los centros de educación ambiental y de los museos de ciencia donde prestamos soluciones educativas han vuelto a abrirse. Compartimos como se ha trabajado durante los meses de cierre y qué aprendizajes y nuevas maneras de relacionarse con los públicos han surgido a raíz del confinamiento.

Los equipos de Anthesis Lavola que trabajan en museos de ciencia y centros de educación ambiental, Durante los meses de confinamiento, han seguido cerca de la ciudadanía, dando a conocer informaciones y conocimientos de temática ambiental, reorientando así los servicios como la atención e información a las personas usuarias en los canales digitales, e impulsando una oferta de actividades y propuestas para animar a la ciudadanía y al público escolar a través de plataformas en línea.

SER UNA REFERENCIA EN SOSTENBILIDAD, TAMBIÉN ONLINE

Desdel centro Andorra Sostenible, el punto de información y documentación sobre aspectos ambientales por la ciudadanía del Departamento de Medio Ambiente del país, se ha trabajado con el objetivo de seguir acercando los valores de la sostenibilidad a la diversidad de públicos que atienden. Para los centros educativos, por ejemplo, se ha puesto en marcha el boletín ‘Recursos Sostenibles’ con propuestas de contenidos para trabajar desde la distancia, y que ha tenido una gran acogida entre el profesorado. También por el profesorado, en este caso específicamente por los delegados del proyecto de Escuela Verde, se ha realizado un webinar sobre ‘Los ODS en la escuela’ y, precisamente en el marco de este proyecto y para celebrar su décimo aniversario, se ha coordinado la creación y la edición del himno de la Escuela Verde con una llamada a la participación de niños de todo el país. En la reanudación de la nueva normalidad, desde el centro se ha acompañado a la ciudadanía proponiendo buenas prácticas ambientales para oficinas y para el sector turístico, como también se ha trabajado en una programación de actividades de verano que combina la parte presencial y la parte online.

DESCUBRIMIENTO DEL PAISAJE EN UN ENTORNO VIRTUAL

Un reto similar se encontró el equipo de El Centro de la Playa, un equipamiento ubicado a pie de la playa del Somorrostro de Barcelona que tiene como objetivo dar a conocer el litoral y el entorno marino de la ciudad. El cierre se declaró a pocas semanas de la apertura del Centro coincidiendo con la temporada de playas (entre abril y septiembre) y el equipo tuvo que reformular la programación de actividades articulada a partir de diferentes temáticas mensuales. Así pues, durante mayo se programaron conferencias online para hablar de las migraciones y su relación con el mar mediterráneo. En las charlas se contó con la colaboración de los autores del proyecto ‘Indestructibles‘ sobre África joven y con la ONG Open Arms, con unos ochenta participantes entre las dos sesiones, algunos de ellos de países como Gambia, aprovechando la virtualización de las sesiones. Igualmente, para dar continuidad a la línea de trabajo sobre biodiversidad marina se participó en la Biomaratón Virtual y en el webinar ‘Estrategias para mejorar la calidad de aguas litorales en un entorno urbano’. En paralelo a estos encuentros telemáticas, se han desarrollado recursos digitales: dos exposiciones virtuales ( ‘Mar de Fuga, Mar de Cuidado y ‘Visita virtual al Centro de la Playa‘) que conjuntamente reúnen más de trescientas visitas, y tres juegos interactivos que facilitan el descubrimiento del litoral barcelonés. Desde finales de junio El Centro de la Playa, ya ha abierto sus puertas siguiendo todas las medidas de seguridad.

La nuevas maneras de relacionarse con los visitantes han supuesto un fortalecimiento de los proyectos educativos que hay detrás de cada equipamiento.

MOSTRAR EL PATRIMONIO ONLINE

El gran reto de los centros y museos patrimoniales, como el Espai Far de Vilanova o el CRIP de Hostalets de Pierola (Centro de Restauración e Interpretación Paleontológica), ha sido el de mantenerse activos en la divulgación de los conocimientos que se explican a través de los elementos que configuran el discurso museísticos de los espacios. Para ello se han lanzado propuestas estimulantes a través de las redes y de canales digitales.

En el caso del Espai Far se ha apostado por incrementar la presencia y la interacción en las redes sociales, con iniciativas como la del Día Internacional de los Museos en el que se pidió a través de Instagram cuántas personas habrían visitado el Espacio y, por cada una de ellas, se pintaban unas huellas en el recorrido del museo. En cuanto a propuestas didácticas, el equipo educativo ha creado una visita virtual al Puerto de Vilanova que incluye vídeos explicativos, un juego de la subasta del pescado y un quiz final. Igualmente el Espacio Far ha participado en el #Museumquizacasa, una de las iniciativas de los museos catalanes mejor acogidas en las redes sociales, y en el #Museumquizenfamilia, en la versión local por Vilanova y la Geltrú.

El CRIP, por su parte, también ha lanzado un quiz través de las redes sociales en el que, durante cuatro semanas se proponían preguntas a los usuarios de Instagram. Para el público escolar, el equipo educativo del centro ha diseñado una propuesta de actividad online basada en el formato de los breakouts en los que, mediante preguntas, pistas y enigmas, los participantes logrando pruebas y completando niveles. En este caso, las personas participantes deben de ayudar al equipo técnico del CRIP a desenterrar unos fósiles de un yacimiento y descubrir a qué especie pertenecen.

EXPERIMENTACIONES CIENTÍFICAS A DISTANCIA

CosmoCaixa es, por excelencia, un museo interactivo basado en metodologías de aprendizaje experienciales y experimentales. Con el cierre del equipamiento, el equipo educativo del museo ha puesto en marcha una serie de cápsulas para llevar la esencia del museo en los hogares. Los vídeos, difundidos a través del Facebook, Proponen y detallan las pautas para la realización de experimentos, acompañándolos de la explicación científica que los hace comprensibles al público. Actualmente, con la apertura del museo y la reorganización de los módulos de experimentación de las exposiciones ‘Sala Universo’ y ‘Sabres y mastodontes’, el equipo educativo coge el rol de mediador teniendo mayor presencia en las salas y ofreciendo contenidos científicos personalizados a los visitantes y activando los dispositivos interactivos y garantizando así las medidas de higiene.

En conjunto, la reorientación de las actividades para seguir facilitando el descubrimiento de contenidos científicos y ambientales y la exploración de nuevas formas de relacionarse con los visitantes ha supuesto un fortalecimiento del proyecto educativo que hay detrás de cada equipamiento. La evolución de la nueva normalidad guiará los pasos hacia nuevas estrategias y consolidará otras maneras de relacionarse con los públicos, respetando las normativas de seguridad pero garantizando la esencia de la experiencia de descubrir un museo de ciencia o un centro de educación ambiental.

La situación de confinamiento que vivida ha obligado a los centros educativos a adaptar la relación con el alumnado, el temario y el trabajo competencial a canales y formatos en línea. Aunque son muchas las incertidumbres sobre cómo será la reanudación del nuevo curso pero el equipo de programas educativos de Anthesis Lavola ha trabajado y trabaja para dar respuesta a los clientes ya la comunidad educativa.

Los programas de educación ambiental son una herramienta fundamental para la educación para el desarrollo sostenible (EDS), ya que permiten el descubrimiento de espacios, entornos naturales o infraestructuras relacionadas con la temática ambiental. Los programas actúan como complemento de la tarea docente ofreciendo visitas y actividades para el alumnado de centros educativos, de formación no reglada o en el ocio y también para la ciudadanía en general.

Desde Anthesis Lavola, hemos seguido dando servicio a los clientes con los que colaboramos en el diseño, gestión y dinamización de programas educativos para hacer frente a las nuevas necesidades de los diferentes públicos. Apostando como siempre para incorporar herramientas y metodologías innovadoras, desde diferentes programas educativos se han elaborado materiales y recursos online para que el profesorado pueda trabajar de manera autónoma contenidos relacionados con la educación ambiental y la sostenibilidad con su alumnado. Sin embargo, el gran reto ha consistido en trasladar a los canales telemáticos las experiencias presenciales de descubrimiento del entorno y de los espacios ambientales. Se ha conseguido a través de plataformas de videollamada grupales, posibilitando la realización de sesiones dinamizadas por parte de una persona educadora. La oferta para cada programa educativo se ha realizado a partir de tres líneas de trabajo: adaptando los contenidos de las visitas presenciales a los nuevos canales y los niveles educativos, priorizando aquellos conocimientos que pueden comprenderse más fácilmente sin estar presente en el espacio en cuestión; generando nuevos recursos didácticos que puedan ser compartidos a través de plataformas de videollamada y que supongan una herramienta interactiva para el alumnado conectado a la sesión; planteando nuevas metodologías que busquen la implicación activa del alumnado, interpelando-con dinámicas participativas a través del chat, haciéndolos mover físicamente por el espacio de casa para generar proactividad y situaciones divertidas. En estas sesiones, se ha reducido el tiempo de duración y el número de participantes por sesión para garantizar mayor atención, por parte de los participantes y también por parte de la persona educadora en relación con el alumnado.

Son varios los programas educativos que han comenzado a incorporar estas sesiones en sus ofertas. Uno de ellos es el programa ‘Compartim un futur’ del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), el cual ha transformado la oferta habitual proponiendo un catálogo de actividades alternativas online. Este se basa en cinco actividades telemáticas, una para cada eje del programa, que se realizan en directo con una persona del equipo educativo o bien, se pueden ver grabadas a posteriori. Hasta el momento se han realizado seis actividades online tratando dos de los ejes; recursos y residuos y el ciclo del agua. Estos contenidos se abordan de manera generalista y adaptada a los diferentes niveles y, de cara a septiembre, se prevé incorporar en la oferta la adaptación de visitas a infraestructuras al formato online.

El futuro de los programas educativos pasa por apostar por propuestas que combinen las actividades presenciales y las nuevas actividades telemáticas.

El segundo ejemplo es el programa ‘Com funciona Barcelona?’ del Ayuntamiento de Barcelona, ​​el cual ofrece tres modalidades de visitas adaptadas al contexto de una sesión online dinamizada. Las propuestas actuales plantean el descubrimiento de las alcantarillas, La Fábrica del Sol y el parque del Laberinto de Horta, tres de los espacios clave de la oferta estándar del programa. Durante el mes de mayo se han realizado cuatro sesiones dinamizadas con centros educativos y el mes de julio también se llevaran a cabo varias sesiones online con grupos de casales.

Otros ejemplos en el territorio catalán son el programa del Consorcio para el Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos del Maresme, dispone de un programa educativo, ‘Un paseo a los residuos’ en el que se visitan las instalaciones del Consorcio. Se ha creado una visita virtual para público de primaria, secundaria y público adulto en el Centro Integral de Valorización de Residuos (CIVRM) de la que se han realizado dos pruebas piloto para poder ofrecer durante el próximo curso. El programa de educación ambiental del Ayuntamiento de Viladecans, también incluirá las sesiones virtuales en su oferta.

Fuera de Cataluña, el programa educativo Mancoeduca de la Mancomunidad de Pamplona en el que se ha creado expresamente una actividad para poder realizar en el contexto de una plataforma de videollamada, en este caso trata sobre la temática del derroche alimentario y ha sido realizada en dos sesiones con alumnado. El equipo del programa trabaja para ampliar la oferta con diez actividades nuevas, adaptadas a los diferentes niveles educativos y ofrecerlas a partir de septiembre.

Todas estas experiencias, han supuesto un aprendizaje por parte del equipo de programas educativos y han puesto sobre la mesa las potencialidades y las mejoras necesarias a adoptar para llevar a cabo estas modalidades de actividades. De cara a la oferta educativa del próximo curso, con todas las incertidumbres que la acompañan, seguro que habrá que apostar por propuestas educativas que combinen las actividades presenciales como las hemos conocido hasta ahora, y las nuevas actividades telemáticas.

Desde el cierre de escuelas e institutos a raíz de la emergencia sanitaria causada por la COVID-19, son muchos programas educativos que están adaptando su oferta al nuevo contexto. EduCaixa ha lanzado el proyecto ‘Coronavirus Community Lab’ y Anthesis Lavola gestionará la oficina técnica.

Se trata de un proyecto impulsado conjuntamente con el Living Lab de Salud de IrsiCaixa (Instituto de Investigación del Sida) y dirigido a familias, adultos, docentes y alumnado de 2º Ciclo de ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos. El objetivo del programa es apoderarse a los participantes para convertirse en agentes promotores de cambios y ayudar a la comunidad frente a la situación excepcional que estamos viviendo.

La declaración del estado de alarma ha supuesto una reorganización en diferentes ámbitos de la sociedad, provocando diferentes afectaciones según la realidad y contexto de cada persona o núcleo familiar. Es por ello por lo que todas aquellas personas que tengan la inquietud de contribuir a mejorar la gestión de la crisis del coronavirus de su entorno más inmediato están llamadas a participar en este proyecto. Los participantes actúan como investigadores, explorando la situación que vivimos, y ayudando a generar propuestas de cambio y mejoras basadas en la evidencia en temas de la salud física y mental, la socialización, la nutrición, el descanso, etc. Hay dos modalidades de participación; si ya se ha identificado una solución para gestionar la crisis del coronavirus, se anima a los participantes a enviar un vídeo explicativo. Si, además, se quieren diseñar soluciones para ayudar a la comunidad, se pide la elaboración de un proyecto de ciencia ciudadana con el acompañamiento y asesoramiento de la oficina técnica.

Anthesis Lavola gestiona la oficina técnica del proyecto haciendo el registro de las inscripciones y la atención telefónica y telemática. También aporta la figura del EduCoach para acompañar a las personas participantes en la elaboración de la propuesta y el diseño de un plan de acción. Igualmente se dinamiza un grupo de Facebook del proyecto donde se publican contenidos informativos y de relevancia educativa. Entre otras acciones, por ejemplo, se realizará y se registrará una entrevista con Rosina Malagrida, investigadora y responsable del Living Lab de Salud de IrsiCaixa.

La gestión de esta oficina técnica se suma a las tareas que el equipo de Anthesis Lavola ha estado llevando a cabo en el conjunto de la oferta de programas educativos de EduCaixa. Una oferta que se ha transformado para adaptarse al nuevo contexto social y educativo; así pues, los proyectos presentados por los equipos de alumnos en el marco de los retos de los programas de EduCaixa están siendo igualmente evaluados y, los 25 mejores equipos de cada reto participarán en un campus virtual de tres días.

El equipo de Anthesis Lavola sigue trabajando de la mano de EduCaixa para potenciar el impacto los programas educativos y, al mismo tiempo, junto a los docentes y del alumnado participantes de los programas de EduCaixa para aportarles recursos de calidad.