Entradas

Durante el mes de noviembre el equipo de educación de Anthesis Lavola conjuntamente con el Ayuntamiento de Barcelona ha llevado a cabo seminarios de formación para capacitar al profesorado de los centros educativos de Barcelona que forman parte del proyecto de adaptación de los centros educativos como a refugios climáticos.

Desde el Ayuntamiento de Barcelona, ​​con el compromiso de hacer frente al cambio climático y preparar a la ciudad por sus consecuencias, está desplegando el proyecto «Adaptar las escuelas al cambio climático a través del verde, el azul y el gris»; un programa de la Comisión Europea que recibe la financiación del Urban Innovation Action (UIA). En el marco del proyecto se han realizado intervenciones en once escuelas de Barcelona que habían sido identificadas como espacios vulnerables al calor y que ahora se han convertido en refugios climáticos abiertos a toda la ciudadanía, a partir de la implementación de medidas que introducen vegetación, espacios de sombra, puntos de agua y sistemas de ventilación y protecciones solares en los edificios. Estas actuaciones se han llevado a cabo durante el verano de 2020 en los diferentes centros educativos.

El proyecto se inició en 2019 y desde este curso se ha sumado al equipo de educación de Anthesis Lavola para llevar a cabo el acompañamiento participativo y pedagógico. Una parte de nuestra tarea consiste en la realización de dos seminarios de formación en línea para capacitar a los docentes de los once centros educativos implicados en el proyecto. Cada seminario se compone de diferentes sesiones y durante el mes de noviembre se han desarrollado las correspondientes a uno de los dos seminarios.

La primera de las sesiones se planteó como una puesta en común del estado en el que se encuentra el proyecto y contó con la participación del meteorólogo Tomàs Molina para divulgar y actualizar conocimientos sobre el cambio climático. En la segunda sesión se trabajó como los docentes pueden hacer un aprovechamiento pedagógico de las actuaciones realizadas en los centros educativos para enriquecer el aprendizaje del alumnado. La tercera de las sesiones aportó recursos para que los centros educativos se apropien del proyecto y puedan comunicar interna y externamente como se está desarrollando. En este caso se contó con el especialista en comunicación de la sostenibilidad, Susanna Méndez.

En paralelo se están programando y diseñando sesiones participativas con cada uno de los once centros educativos para recoger las valoraciones y propuestas sobre las intervenciones realizadas en las escuelas. Las sesiones se ofrecen tanto de manera virtual como presencial. Para diseñarlas, el equipo de educación hemos aportado la experiencia en dinamización de procesos participativos y en capacitación de diferentes públicos basada, en gran parte, en la metodología propia Meetfulness, así como las herramientas y recursos de plataformas de trabajo col elaborados en línea para motivar la interacción.

Además de estas acciones, el proyecto también contempla el diseño y la elaboración de los contenidos para una maleta pedagógica con material didáctico y su producción, para acompañar a las escuelas en la adaptación al cambio climático, la realización de talleres a medida por los centros educativos implicados que lo soliciten y el diseño, redacción y producción de una guía pedagógica sobre el cambio climático.

El proyecto está impulsado por el área de Ecología Urbana del Ayuntamiento de Barcelona, ​​juntamente con el Consorcio de Educación de Barcelona, ​​Barcelona Ciclo del Agua, SA (BCASA), la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), ICTA-UAB, el Instituto de Salud Global de Barcelona y la escuela Vila Olímpica. Para el equipo de educación de Anthesis Lavola la participación en este proyecto responde a nuestra voluntad educativa de aportar una transformación real hacia la cultura de la sostenibilidad y el empoderamiento de la ciudadanía, en este caso la comunidad educativa y el alumnado, con el fin de conocer, entender y poder hacer frente a los retos del cambio climático.

La neurociencia aplicada al campo educativo nos ayuda a la toma de decisiones a la hora de consolidar la memoria y, por tanto, el aprendizaje. La doctora en neurociencia Marta Portero, señaló en la charla que impartió para el programa ‘Coneguem els nostres parcs’ la importancia de incluir las evidencias científicas cuando se diseñan actividades y recursos educativos.

El pasado mes de junio los técnicos, coordinadores y responsables del programa pedagógico Coneguem els Nostres Parcs de la Diputación de Barcelona, ​​disfrutaron de la charla que Marta Portero hizo sobre neurociencia y aprendizaje. La conferencia, propuesta y organizada por parte de Lavola como coordinadores del programa educativo, tuvo lugar con motivo de la clausura del curso escolar durante la jornada de balance del programa.

La neurocientífica e investigadora del Instituto de Neurociencias de la Universitat Autònoma de Barcelona, ​​compartió las claves del funcionamiento del cerebro, un órgano plástico que constituye la base del aprendizaje a partir de las experiencias que vivimos. Conocer las funciones mentales y su interdependencia, nos ayuda a mejorar la práctica y la innovación educativa a la hora de diseñar actividades, enfocar la metodología o plantear su dinamización.

Partiendo de la certeza de que el aprendizaje está totalmente ligado a la memoria, los factores de consolidación de la memoria son fundamentales para formar memorias a largo plazo. El cerebro pero, evoluciona en las diferentes etapas de la vida de la persona y va madurando progresivamente. Por lo tanto hay que tener en cuenta el desarrollo de este órgano en las diferentes edades de la educación formal para dirigirnos al público escolar; los principales destinatarios de las actividades educativas que se idean y se dinamizan desde Lavola.

Así pues, por ejemplo, en los primeros años de vida el cerebro del niño tiene mucha actividad y se generan muchísimas conexiones sinápticas entras neuronas. En términos educativos la estimulación es positiva porque motiva el desarrollo neuronal pero hay que tener en cuenta que un exceso de estimulación podría conllevar ciertos niveles de estrés. Conviene pues que las actividades dirigidas a los niños de educación infantil sean estimulantes pero no excitantes. Tal como evidencian diferentes estudios, las actividades en contacto con entornos naturales contribuyen a reducir el estrés, mejoran las relaciones sociales, fomentan la creatividad, la motricidad y la autonomía, junto con otros aspectos emocionales e intelectuales.

En cambio, a partir la etapa de la educación primaria, concretamente entre los 6-7 años y hasta la adolescencia, la actividad neuronal se reduce progresivamente y tiene lugar lo que se conoce como la poda neuronal. Afirmaba Portero que aproximadamente el 50% de las conexiones sinápticas eliminan priorizando lo útil y significativo para la adaptación de la persona en su entorno. Para contribuir a la poda neuronal es positivo ofrecer actividades educativas que refuercen el aprendizaje simbólico (el lenguaje, la lectura, la escritura, la música, la abstracción o el pensamiento lógico, deductivo y el razonamiento matemático) y otras funciones cognitivas complejas como la toma de decisiones, la planificación, la autoevaluación, el diálogo, etc. La metodología tinkering asociada a conocimientos científicos, tecnológicos y matemáticos puede ser una propuesta interesante a tener en cuenta en esta etapa. A Lavola se apuesta firmemente por esta metodología educativa a la hora de diseñar talleres y actividades para niños de 6 a 12 años en museos y centros de ciencia, aquí puede ver algún ejemplo.

En la adolescencia sigue teniendo lugar la poda neuronal, pero como explica Marta Portero, entra en juego la actividad socioemocional y el circuito de refuerzo y recompensa. El cerebro adolescente gira en torno a lo que hace le hace sentir placer, es más impulsivo, busca la novedad y esto actúa como un motor de aprendizaje. Es positivo reforzar la autonomía del alumnado e implicarlo en la toma de decisiones a la hora de plantearles propuestas educativas. Explica Portero que para aprender conviene está un poco estresados, tener un cierto nivel de activación fisiológica (lo que se conoce como «arousal» en términos neuronales) que nos mantenga activos pero no sobre estimulados. En este sentido, las actividades que incorporan la gamificación como elemento innovador y motivacional son bien recibidas, aunque afirma Portero que esto no implica necesariamente la consolidación del aprendizaje; previamente debe haber una explicación o información que haya despertado la curiosidad del alumnado. A Lavola tenemos experiencia en el diseño de actividades que incorporan la innovación usando nuevas tecnologías de realidad virtual y de realidad aumentada, aplicadas a metodologías basadas en juegos de escape room o bien en aplicaciones digitales. También hemos desarrollado Itinerapp, una herramienta digital que favorece la interacción del visitante durante las visitas a equipamientos, espacios e instalaciones.

Sin embargo hay que tener en cuenta que la sobre estimulación puede ir en detrimento de la atención, que es un factor fundamental para que haya aprendizaje. Para generarla hay que trabajar la tarea que se lleva a cabo, la motivación para realizarla y la activación de la persona que la hace. En este sentido, los espacios naturales son lugares suficientemente activos para estar estresado en términos positivos y, al mismo tiempo, son lugares tranquilos en los que el cerebro tiene pocos estímulos que deba inhibir para evitar distracciones, favoreciendo la concentración. Los estímulos sensoriales ligados a la experimentaciónmotora también ayudan a consolidar el recuerdo del aprendizaje realizado. Precisamente en los espacios naturales los sentidos están totalmente expuestos a nuevos estímulos, como puede ser la vista de nuevos paisajes y colores, olores diferentes de las habituales, tactos y texturas de la vegetación y del terreno, etc. El programa Coneguem els nostres parcs es un buenísimo ejemplo.

L La activación de las emociones es también un factor destacable para el aprendizaje, sin embargo Portero señala que no hay que vivir situaciones emocionantes para aprender, mientras que sí ayuda si previamente se ha tenido curiosidad por lo que hemos conocido o descubierto, así como lo hace el hecho de reconocer el aprendizaje que se ha llevado a cabo. En este sentido, compartir el aprendizaje (diferente del aprendizaje cooperativo), exponerlo en formatos diversos, potencia el cerebro social. También lo hace el hecho de integrar y relacionar los nuevos aprendizajes en aquellos que ya sabemos. Una manera de hacerlo es potenciando la experiencia previa del alumnado o bien conectarla con la realidad, como se hace con los proyectos de servicio comunitario mediante la metodología de aprendizaje servicio. Precisamente el próximo curso se impulsa esta tipología de proyectos en el marco de los programas educativos Com funciona Barcelona? y Compartim un futur en los que colaboraremos activamente.

En definitiva, durante su charla Marta Portero activó todos y cada uno de los factores que ayudan al aprendizaje y los asistentes aprendimos mucho, consolidando en nuestra memoria una serie de buenas prácticas que son reveladoras para nuestra labor educativa. Así pues, en el momento de plantear el diseño de una actividad o de un taller ya la hora de dinamizar una visita, la neurociencia nos aporta argumentos y razones contrastadas que mejoran las soluciones educativas y pedagógicas que aportamos a nuestros clientes, haciendo que ganen en efectividad e implicación emocional, y tenga mayor impacto significativo por el público final que disfrutará.

Para optar a gestionar el servicio de atención al público, visitas y talleres educativos del Espai Far de Vilanova i la Geltrú ideamos una propuesta de actividad que pone en valor las mujeres pescadoras vilanovinas a través del testimonio de la Trinidad Botifoll y Antonia Ruiz. Os contamos los secretos de cómo imaginamos la actividad y de ¡cómo conocimos a una de las protagonistas!

Leer más

La Agenda 2030 marcada por la ONU establece diecisiete objetivos que deben cumplirse a escala global para caminar hacia un desarrollo sostenible. Conocidos como los ODS, la cuarta meta está dedicada a la educación de calidad. En este contexto, ¿qué papel juegan las empresas, entidades y organizaciones que se dedican a temáticas ambientales? Leer más