El domingo 17 de noviembre se celebran los primeros cinco años de apertura de este emblemático espacio del distrito de Nou Barris, situado en las faldas de Collserola. El Castillo es un consolidado equipamiento municipal de educación ambiental y un punto de encuentro cultural para la ciudadanía. Para la fiesta se han programado actividades que combinan su relevancia como espacio ambiental y sociocultural de Barcelona.

La celebración cuenta con la colaboración de entidades del distrito y ofrece actividades que ya son una tradición para esta fiesta anual, tales como; una caminata popular, una chocolatada, talleres familiares, un sorteo de premios y la celebración de un concierto de blues a cargo de la asociación Capibola Blues. También se realizará una recogida de anécdotas sobre el Castillo de los vecinos y vecinas del barrio y los Gigantes de Torre Baró vendrán a bailar para festejar el aniversario.

Como novedad, el acto se celebrará en los dos equipamientos ambientales referentes del Distrito de Nou Barris. Se iniciará la caminata popular en el Mirador de Torre Baró (10 h) y finalizará en la Casa del agua de la Trinitat Nova (a partir de las 11:30 h), un edificio modernista donde se disfrutarán del resto de los acontecimientos de la jornada.

Además, durante la celebración se explicará a los usuarios que desde el 11 de noviembre el Castillo permanece cerrado debido a las tareas de reforma de la fachada del edificio, esperando reabrir en primavera. Sin embargo, el servicio educativo del equipamiento se mantiene activo y está ubicado en el Casal de Barrio de la Trinidad Nueva. Así pues, siguen funcionando los programas educativos impulsados ​​desde el Castillo, incorporando como novedad un proyecto de Servicio Comunitario con metodología de aprendizaje servicio (ApS) llamado «El parque natural y el castillo como espacios de encuentro» para el alumnado de secundaria. A través de este, los jóvenes podrán conocer el territorio en profundidad a la vez que realizan un servicio para la comunidad.

Desde Lavola, el equipo que gestiona el equipamiento ha llevado a cabo la organización, la dinamización y la difusión de la fiesta del quinto aniversario. Más allá de la jornada, la ciudadanía puede participar en las actividades del programa trimestral, el programa para entidades y, finalmente, el programa para centros educativos. Para participar, sólo hay que hacer inscripción previa a través del correo electrónico del centro (castell_torrebaro@bcn.cat).

El programa ‘Somos investigadoras’ es la propuesta educativa del Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) para conocer el Superordenador MareNostrum y fomentar las vocaciones científicas, especialmente entre niñas. Desde este curso Lavola gestiona y dinamiza las actividades del programa en este espacio puntero.

La Capilla Torre Girona pertenece actualmente en el recinto del Rectorado de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y alberga desde 2005 el superordenador MareNostrum, uno de los superordenadores más potentes de Europa. El encaje entre la capilla y el superordenador es armónico, con una proporcionalidad en perfecto equilibrio entre las diferentes partes que lo convierten en un lugar único. Que el destino del MareNostrum sea en medio de una capilla hoy en día desacralizada pero a la vez cargada de significado y de trascendencia, parece poco casual. La antigua liturgia del edificio ha dado paso la supercomputación para obtener datos que trascienden las paredes y ayudan a desarrollar investigaciones de diferentes disciplinas a escala internacional.

El BSC-CNS, el centro nacional de supercomputación en España y gestor del MareNostrum, impulsó el programa ‘Somos investigadoras‘ con la colaboración del Ayuntamiento de Barcelona con el fin de aumentar el interés por las materias STEM y despertar vocaciones científicas entre las niñas. Las actividades se dirigen al alumnado de ciclo medio y superior de educación primaria, etapa en la que se considera que comienzan a formarse mayoritariamente las vocaciones. El programa quiere acercar la computación y la tecnología en esta franja de edad y dar una visión más equitativa en cuanto a cuestiones de género, ofreciendo referentes femeninos en el campo científico y tecnológico para minimizar la brecha existente en las vocaciones científicas.

El nacimiento de Lavola está indisolublemente vinculado con la educación científica y la capacitación de las personas en favor de la mejora del medio.

Desde este curso 2019-20 el equipo de gestión de museos y centros de ciencia se encarga del servicio de promoción, organización y realización de visitas del programa ‘Somos investigadoras’, realizando la captación de público escolar y la gestión de las inscripciones, y coordinando el equipo educativo formado exclusivamente por mujeres científicas, en coherencia con la filosofía del proyecto. Durante la actividad se visita el superordenador MareNostrum y sus entornos, y se muestra como funciona a través dinámicas y juegos que simulan las funciones del superordenador. A la larga, Lavola quiere aportar su experiencia en educación científica y en disciplinas STEM contribuyendo a la mejora de las actividades aportando nuevas dinámicas.

Lavola encara este nuevo proyecto con la ilusión y la responsabilidad de estar presente en un centro puntero de Europa para su contribución científica y tecnológica en el avance social y ambiental del planeta. El MareNostrum, que desde el verano de 2017 tiene en funcionamiento su cuarta versión con picos de rendimiento de hasta 13,7 Petaflops, que ya trabaja en una quinta versión híbrida y más potente.

Este año la Fiesta de la Ciencia de Barcelona y la conmemoración del Día Mundial de las Ciudades comparten fecha y espacio: los días 26 y 27 de septiembre el Moll de la Fusta de Barcelona acoge una amplia programación de actividades y talleres para la ciudadanía. Lavola está presente en esta doble celebración de ciencia y resiliencia urbana.

l equipo de consultoría educativa y de gestión de museos y centros de ciencia y tecnología de Lavola están involucrados en el evento conjunto de la Fiesta de la Ciencia y de la celebración del Día Mundial de las ciudades. Esta conmemoración, celebrada anualmente el 31 de octubre, en esta edición se ha englobado en los actos del sábado 26 por la mañana de la Fiesta de la Ciencia de Barcelona. La participación de Lavola es múltiple y diversa, por un lado nuestros equipos educativos dinamizan talleres de producción propia y actividades programadas tanto por parte de entidades y equipamientos que gestionamos como por otros que participan en la ocasión. Además, la oficina de UN-Habitat en Barcelona que impulsa la celebración del Día Mundial de las ciudades, ha contado un año más con Lavola para colaborar en la coordinación de los talleres y actividades que se programan para la ocasión.

Taller propi de Lavola ‘On destines la teva energia?’

La celebración del Día Mundial de las Ciudades tiene como objetivo reflexionar sobre el futuro de los espacios urbanos sostenibles, tanto desde el punto de vista social como ambiental, poniendo especial interés en la resiliencia urbana y los servicios de agua y saneamiento. Lavola ha hecho la propuesta de actividades y talleres que se ofrecerán, conceptualizando e identificando actividades de temas afines a la celebración, y coordinando las entidades que las llevarán cabo. Entre ellas participa la Diputación de Barcelona con el taller ‘Bicicletas generadoras de energía’ para descubrir el potencial de las energías renovables y de la autoproducción de energía, y el Área Metropolitana de Barcelona, ​​con la actividad ‘Atrapando el aire’ para tomar conciencia de la contaminación ambiental y reflexionar sobre buenas prácticas que favorecen a mejorar su calidad. Tambien estaran presentes dos equipamientos municipales de educación ambiental que gestiona Lavola: el Castillo de Torre Baró con la propuesta ‘El verde urbano’ y el Centro de la Playa que desplazará el ‘Laboratorio de la playa‘. Finalmente se suman a la Fiesta de las ciudades dos talleres propios de Lavola: ‘Lluc, el samarugo‘ y ‘¿Hacia dónde destinas tu energía?‘. El primero está destinado a los niños de 2 a 5 años y permite valorar la importancia de los espacios verdes en las ciudades a través de las aventuras de un samaruc, una especie en peligro de extinción y endémica de nuestro territorio. El segundo, propone una reflexión para toda la familia sobre el ahorro energético a partir de un taller de tinta conductora que ayuda a visibilizar allí donde decidimos mejorar la eficiencia energética de nuestro hogar.

Lavola dinamiza talleres propios para eventos que ponen en juego todas las disciplinas STEAM y fomentan la educación por los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Taller propi de Lavola ‘Et sumes a l’economia circular?’

Las actividades de la celebración del Día Mundial de las ciudades conviven con el taller propio ‘Te sumas a la economía circular?’, la propuesta que Lavola ha diseñado y producido con motivo de la Fiesta de la Ciencia. Este evento anual el coordina el programa Barcelona Ciencia del Instituto de Cultura de Barcelona y contribuye a acercar el conocimiento científico y tecnológico a la sociedad. El taller permite que la ciudadanía comparta y aprenda el concepto de economía circular poniendo énfasis en la reutilización de los tejidos. Los participantes de la actividad ponen en práctica la economía circular elaborando un porta-bocadillos que da nueva vida a los tejidos usados ​​y, a la vez minimiza el uso de los plásticos.

Precisamente todos los talleres propios que Lavola ha creado y que produce y dinamiza para eventos como estos, son propuestas que incluyen todas las disciplinas STEAM (ciencia, tecnología, arte y matemáticas). Las actividades potencian el trabajo interdisciplinario y el componente maker propio de la metodología tinkering. Además, tienen en el horizonte la educación por los Objetivos de Desarrollo Sostenible, haciendo divulgación de diferentes ODS según el tema de cada taller.

Aparte de las entidades citadas también participará en la Fiesta de la Ciencia el Museo de las Aguas con la actividad ‘Cata de aguas’ y el taller ‘La factoría del agua’, Dos propuestas que dinamiza Lavola a través del equipo educativo que diariamente trabaja en la gestión del servicio educativo del museo.

Con el inicio de la nueva etapa de MANCOEDUCA en julio 2019, desde Programas Educativos se regresa a un entorno conocido y apreciado. Para este retorno se suman la experiencia de los miembros del equipo educativo que ya forman parte del proyecto, la nueva mirada sobre el programa y la ilusión de aportar el conocimiento adquirido en Lavola con el crecimiento de estos últimos años.

MANCOEDUCA es el programa educativo de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona. Con una trayectoria de más de 35 años ofrece visitas, actividades y talleres a centros escolares, colectivos y particulares de los 50 municipios que integran la Mancomunidad. Entre 2012 y 2015 Lavola gestionó este Programa educativo y guarda muy buenos recuerdos de una intensa y estimulante etapa. Cuatro años después, el equipo de programas educativos regresa a paisajes y paisanajes de Navarra para desarrollar un ambicioso programa que quiere avanzar hacia la excelencia educativa.

La Mancomunidad presta servicios a la ciudadanía gestionando el ciclo integral del agua, el transporte urbano comarcal, los residuos y el parque fluvial. El Programa educativo sigue estos 4 ejes temáticos que son el corazón de la gestión ambiental de la mancomunidad. Lavola se incorpora como herramienta de apoyo a esta gestión con la encomienda de trabajar con mayor acento en la renovación y el diseño de actividades educativas centradas en el transporte y la movilidad sostenible, y en el parque fluvial como patrimonio y escenario de ocio saludable y educativa.

Son muchos los retos que se emprenderán durante los cinco años que se prevén de duración del nuevo contrato. Junto con la parte de innovación y renovación de actividades, Lavola ayudará a consolidar los proyectos del programa escolar con aliados, donde, desde el trabajo colaborativo, se avance hacia procesos más profundos de trabajo en red: una red sólida y fuerte que permita intercambios y mejoras en pro de la sostenibilidad. En esta línea destaca el trabajo con Traperos de Emaús, con los que se trabaja “codo con codo” en los temas de reciclaje textil y economía circular.

Lavola hace una apuesta decidida por Navarra y ¡abre oficina en Pamplona! Un espacio de trabajo, tanto para el equipo del Programa educativo MANCOEDUCA como para ampliar horizontes desde las soluciones de Territorio y Organizaciones.

Entre el 3 y el 5 de octubre tiene lugar en Barcelona la tercera edición del Mercado 360º de Realidad Virtual y de Realidad Aumentada. El evento es un punto de encuentro entre profesionales del sector y personas interesadas en las tecnologías inmersivas. Labster, cuyo Lavola es partner en la comercialización de Labs Virtuales en España y en Latinoamérica presenta como los espacios interactivos favorecen el aprendizaje.

Labster es una compañía danesa que desarrolla simulaciones de laboratorio para mejorar las experiencias de aprendizaje del alumnado en las disciplinas STEM. Desde de 2018 Lavola es partner en la comercialización en la Península Ibérica y América Latina de estas simulaciones de laboratorios científicos. Para acompañar las reflexiones que se expondrán en el Mercat 360º nos hacemos eco de un artículo publicado por Labster que aporta datos sobre los beneficios de las tecnologías inmersivas aplicados a la educación científica y tecnológica.


La realidad virtual mejorará la educación? Con una estimación de ingresos de 700 dólares provenientes de la realidad virtual en la educación en 2025, pensaréis que la respuesta a la pregunta anterior es unánime. De hecho, se prevé que la realidad virtual cambiará el paradigma esencial de la educación, pero, siendo honestos, debemos decir que no hay muchas pruebas que confirmen el valor educativo. Como con todas las nuevas tecnologías, estas pruebas puede que no existirán hasta que dediquemos tiempo a investigar, revisar y analizar los efectos de la realidad virtual. Por algún sitio hay que empezar, y Labster ha decidido poner manos a la obra.

Realidad virtual en Labster: en este campo, todos estamos explorando el mismo camino. Labster ha decidido poner la investigación en el centro del desarrollo del producto, y ya ha obtenido resultados muy interesantes. Algunos estudios indican que la realidad virtual en sí misma no mejora el aprendizaje. Por otra parte, también hay estudios que demuestran que la realidad virtual puede aumentar el placer y el interés por las materias, factores muy importantes en la educación. Antes de profundizar en esta cuestión, conviene aclarar qué es la realidad virtual.

Dos tipos de realidad virtual: cuando pensamos en realidad virtual, a menudo nos imaginamos unas gafas que crean un entorno virtual inmersivo e interactivo. Pero no es así como se define la realidad virtual. La realidad virtual es el entorno generado por ordenador que simula una experiencia realista para el usuario. Así pues, este entorno también se puede crear en un ordenador de sobremesa, pero la experiencia no es tan inmersiva como la que se obtiene con las gafas o los cascos.

Baja inmersión y alta inmersión: la mayor parte de la investigación que se ha llevado a cabo en el campo de la realidad virtual ha estado en la versión de sobremesa. Hay estudios empíricos y metaanálisis que han demostrado que con la versión de sobremesa, que es la de baja inmersión, se obtienen mejores resultados cognitivos y actitudes hacia el aprendizaje que con los métodos tradicionales de enseñanza. Lo que sentimos habitualmente sobre la realidad virtual se refiere, sin embargo, el tipo de alta inmersión, en que el usuario lleva un casco o unas gafas. Esta es la versión de realidad virtual que no se ha estudiado tanto, ya que es mucho más nuevo en el ámbito de la educación. Ahora que tenemos más claros estos conceptos, echamos un vistazo a la investigación que se ha llevado a cabo concretamente con las simulaciones de realidad virtual de Labster.

Estudio 1: Más presencia pero menos aprendizaje, resultados de la realidad virtual: como compañía que desarrolla tecnología didáctica, es natural que Labster invierta una gran cantidad de recursos a la investigación. Es la mejor manera de guiar el desarrollo continuo y de comprender plenamente las simulaciones de realidad virtual. Labster colabora con investigadores externos para conocer más a fondo sus simulaciones y sus efectos.

El primer estudio se proponía descubrir los efectos de la realidad virtual de baja inmersión frente a la alta inmersión. Dirigieron la búsqueda Guido Markransky y Thomas Terkildsen, del Departamento de Psicología de la Universidad de Copenhague, con Ricard Mayer, ilustre profesor de psicología en la Universidad de Santa Barbara, en California. Su artículo «Adding Immersive virtual reality to a science lab simulation causas more presence but less learning» ( ‘Introducir la realidad virtual inmersiva en la simulación de un laboratorio científico provoca más presencia pero menos aprendizaje’) se publicó en la revista Learning and Intruction. Labster enorgullece de presentar un estudio con estas credenciales. En el estudio, 52 alumnos universitarios aprendieron a partir de una simulación científica en un dispositivo de sobremesa (de baja inmersión) o bien con unas gafas (de alta inmersión). Los alumnos mostraron más presencia en la realidad virtual de alta inmersión. La presencia es un factor importante y positivo, y un índice psicológico que, por decirlo rápido, hace que la simulación sea más creíble y real para el usuario. Esto puede influir en la forma como se construye la memoria del aprendizaje y da al usuario una sensación más positiva sobre el aprendizaje en general. La presencia puede ser especialmente importante en la educación a distancia, y también a la hora de animar a los alumnos a seguir estudiando por medio de experiencias positivas. De todos modos, este estudio también descubrió que, a pesar de que la presencia y la motivación de los alumnos crecía, los resultados del aprendizaje no aumentaban paso. De hecho, los alumnos aprendían menos. Teniendo en cuenta que el objetivo de la tecnología es mejorar los resultados del aprendizaje, este dato resultaba muy preocupante. ¿Por qué los estudiantes no aprendían?

Podemos encontrar una posible respuesta en el resultado del electroencefalograma de los alumnos participantes. Esta prueba para medir la actividad cerebral de los alumnos demostró que los alumnos que utilizaban realidad virtual de alta inmersión tenían cargas cognitivas bastante más elevadas. Tiene sentido: la realidad virtual de alta inmersión es de lo más estimulante para el cerebro y, por lo tanto, el usuario está mucho más activo mentalmente. Esta era una buena noticia en muchos sentidos, pero era un aviso claro que había que tener en cuenta para mejorar los resultados del aprendizaje. Si el cerebro está demasiado ocupado, hay sobrecarga cognitiva. Cuando esto ocurre, dejamos de aprender con la misma eficacia, porque mentalmente estamos demasiado ocupados procesando el entorno y dirigiendo nuestras respuestas y acciones físicas. Así pues, ¿qué hicimos con estos descubrimientos? En lugar de poner el grito en el cielo, nos dimos cuenta de que podíamos usar esta información para modificar las simulaciones y disminuir la carga cognitiva hasta encontrar un punto óptimo para el aprendizaje.

Las conclusiones de lo que hemos descubierto Algo resultó clara: coger las simulaciones de realidad virtual de baja inmersión existentes y adaptarlas a la alta inmersión no aumenta los resultados del aprendizaje. Esto sería similar a colgar un discurso magistral en YouTube, que tampoco incrementa los resultados del aprendizaje por sí mismo. Dicho de otro modo, no podemos pasar el contenido de un medio a otro sin más, sin tener en cuenta los rasgos y las características de cada uno. Lo que tenemos que hacer es captar el potencial completo de una nueva tecnología, en este caso, la realidad virtual de alta inmersión. Para ello, es necesario que nos hagamos algunas preguntas. ¿Qué hace que la realidad virtual sea única? Cómo podemos utilizar estos rasgos únicos para mejorar los resultados del aprendizaje? Para encontrar respuesta a estas preguntas, Labster ha estado dos años trabajando para saber cómo podemos aprovechar las características específicas de la realidad virtual y si éstas pueden mejorar los resultados del aprendizaje. Así pues, otro estudio tomó el relevo para continuar explorando en este campo.

Estudio 2: La última investigación en realidad virtual muestra un gran potencial: en el estudio más reciente sobre los efectos de la simulación de realidad virtual de Labster, se volvieron a analizar las diferencias entre la alta inmersión y la baja inmersión, con especial atención al impacto del nivel de inmersión en los resultados del aprendizaje. El estudio fue de nuevo a cargo de Guido Makranksy, de la Universidad de Copenhague, y Lau Lilleholt, de la Universidad de la Dinamarca Meridional. El artículo «A structural equation modeling Investigation of the emotional value of Immersive virtual reality in education» ( ‘Una ecuación estructural modela la investigación del valor emocional de la realidad virtual inmersiva en la educación’) se publicó en la revista Education, Technology Research and Development para contribuir a la búsqueda de varias maneras. En primer lugar, se descubrió que los alumnos preferían utilizar la versión de alta inmersión, antes que la versión de baja inmersión, de la simulación de aprendizaje virtual. Al igual que antes, los alumnos mostraban niveles más altos de presencia y motivación. El aumento de la motivación de los alumnos para aprender las ciencias destaca como uno de los principales beneficios potenciales de aplicar las simulaciones a la educación. De hecho, estudios previos han demostrado que los alumnos con tendencia general a la motivación también tienden a motivarse más en el aprendizaje y obtener mejores resultados académicos. En este sentido, la realidad virtual de alta inmersión parece una herramienta prometedora que podría mejorar los resultados del aprendizaje gracias a los altos niveles de motivación. Otro descubrimiento importante en este segundo estudio es que, cuando los alumnos utilizaban las simulaciones de Labster que se habían modificado teniendo en cuenta la carga cognitiva, había un impacto positivo en los resultados cognitivos del aprendizaje. Pero cuál es la mejor noticia? Cuando utilizaban realidad virtual de alta inmersión, los alumnos se lo pasaban mejor, y esto es fundamental desde la perspectiva educativa. No se trata sólo de que los alumnos tengan una buena experiencia, pero el nivel de entretenimiento tiene un efecto positivo en la motivación y la satisfacción de los alumnos, y les proporciona un mejor sentido del aprendizaje. Disfrutar de una experiencia educativa también significa que los alumnos querrán más, algo bien necesaria para solucionar los problemas actuales y futuros de la educación en ciencias.

Y ahora qué? Sobre si la realidad virtual mejorará la educación o no, es demasiado temprano para tomar conclusiones definitivas. De todos modos, a medida que continuamos probando, aprendiendo y desarrollando, no hay motivos para pensar que no será así. La clave para asegurar que la realidad virtual tendrá el efecto positivo prometido radica en la búsqueda. Todavía hay mucho trabajo por hacer en investigación sobre los usos de la realidad virtual, y el camino es bien emocionante. Estos estudios de los que hemos hablado todavía tienen limitaciones, pero tenemos por delante un reto estimulante y una oportunidad para descubrir y aprender.

Maria Homann  –Gestora de màrqueting de continguts a Labster

Consulta l’article original aquí.

La semana del 20 al 27 de septiembre de 2019 viene dominada por las movilizaciones a favor de la lucha contra el cambio climático. Nuestro compromiso por la educación ambiental hace que estemos decididamente comprometidos a hacer frente a esta emergencia y así lo trabajamos en nuestros proyectos; el ‘Fem pinya contra el canvi climàtic’ es un claro ejemplo.

El proyecto se trata de un programa de formación para agentes del ámbito sociocultural en el que se facilitan herramientas, recursos y consejos para poder involucrar a la ciudadanía en la lucha contra el cambio climático, con el objetivo final de integrar la variable climática a las propuestas educativas de Barcelona. El resultado es una guía práctica y una formación específica para que los equipamientos socioculturales -por la cantidad y diversidad de personas que los frecuentan-, puedan tener un rol activo para revertir esta situación. La guía aporta buenas prácticas dirigidas a cuatro tipos de públicos que se encuentran en los equipamientos: las personas programadores, las personas talleristas, las entidades y las personas usuarias de los centros, con el objetivo de que trasladen los buenos hábitos en su práctica formativa y en su día a día.

La guía ‘Fem pinya contra el canvi climàtic’ nace en el marco del proceso participativo organizado por el Ayuntamiento de Barcelona con los firmantes del Compromiso ciudadano para la Sostenibilidad en el verano de 2016, y se enmarca en el Compromiso Barcelona por el Clima (CBC). El Ayuntamiento y la ciudadanía se comprometieron a sumar las iniciativas necesarias para alcanzar los objetivos del CBC; desde el Ayuntamiento se aportaron 5 medidas estratégicas y 7 proyectos prioritarios, mientras que la red de ciudadanía definió 9 proyectos que se tenían que desplegar en dos años; la guía es uno de ellos.

Lavola ha colaborado en el proyecto elaborando los contenidos y el diseño de la guía, y dinamizando sesiones de capacitación. Participando en proyectos como este se tiene la oportunidad de promover una transformación cultural hacia la sostenibilidad, juntamente con la ciudadanía y los agentes estrechamente vinculados con los barrios.

En la etapa inicial el proyecto ha sido coordinado por un equipo motor formato por personas vinculadas a la red de Barcelona + Sostenible, y llevado a cabo por las organizaciones Twentic y Lavola. Lavola se centró en la elaboración de los contenidos divulgativos y en el diseño de la imagen, creando una herramienta interactiva, sencilla y gráfica para que los y las agentes del ámbito sociocultural de casales, centros cívicos, etc. pudieran aprender de manera amena y comprensible criterios y consejos de sostenibilidad, y aplicarlos a la hora de gestionar talleres los equipamientos socioculturales. Para potenciar el uso y la utilidad de la guía, durante esta etapa Lavola llevó a cabo una serie de capacitaciones dinamizadas por una persona experta en cambio climático y dirigidas a los agentes del ámbito sociocultural, en 8 equipamientos de Barcelona y del área metropolitana.

En la segunda etapa del proyecto, iniciada en enero de 2019, Lavola ha hecho el diagnóstico y valoración de la guía y de las sesiones de capacitación realizadas, incorporando mejoras en ambos casos. Para ello, se ha incluido en el grupo de ejecución del proyecto a Trànsit (organización gestora de equipamientos culturales) para tener un enlace más directo con los equipamientos e involucrando a los diferentes públicos objetivos de forma más activa. Pronto se publicará una nueva versión de la guía y se iniciarán nuevamente las capacitaciones, con el añadido de que los equipamientos y las personas que ya han recibido la formación en la etapa inicial se convierten en formadores con los otros equipamientos culturales.

Este proyecto ha tenido una muy buena acogida y el área de Ecología Urbana del Ayuntamiento de Barcelona pretende que sea un referente para impulsar la acción ciudadana para hacer frente al cambio climático (uno de los 4 aspectos en lo que trabaja el Plan Clima). Por este motivo, el lunes 30 de septiembre, se ha invitado a Lavola, Trànsit y Twentic, a presentar la guía y el proyecto en general en las aulas ambientales y referentes territoriales en sostenibilidad de Barcelona en una jornada organizada por el Ayuntamiento en el marco de los proyectos que se desarrollarán en los próximos meses para hacer frente al cambio climático. El Plan Clima de la ciudad ha concretado las líneas estratégicas y las acciones que deben llevarse a cabo de 2018 a 2030, con el horizonte de ser una ciudad totalmente neutra en carbono en 2050.

El 5 de septiembre tiene lugar el primer Simposio de aprendizaje servicio y servicio comunitario ambiental dirigido a centros educativos, entes locales y entidades para reflexionar sobre estos proyectos. Desde Lavola participamos acompañando los programas educativos que gestionamos.

El servicio comunitario es una propuesta educativa que facilita el desarrollo personal del alumnado a través de la adquisición y la práctica de conocimientos, competencias y valores, participando de forma activa en la realidad que vive el estudiante, su entorno inmediato y la comunidad. En una entrevista a Laura Rubio, técnica del Centro Promotor de aprendizaje servicio, compartimos el valor educativo de estos proyectos.

A partir del próximo curso, el servicio comunitario basado en la metodología del aprendizaje servicio (APS) será un activo en la educación en todos los centros de secundaria ya que, el alumnado de tercer o cuarto de la ESO deberá desarrollar uno en el marco del curso escolar. Se ha hablado extensamente de esta metodología y de cómo se articulará en los institutos pero este Simposio dará pie, por primera vez, a hablar concretamente de proyectos de APS aplicados al campo de la sostenibilidad y de la educación ambiental.

Los participantes podrán conocer y poner en común experiencias y reflexiones, así como informarse de proyectos ya realizados. La jornada, que tendrá lugar en el CosmoCaixa de Barcelona, proponen tres formatos diferentes de encuentro y de intercambio: un diálogo a cuatro voces sobre los agentes que intervienen en proyectos de APS y servicio comunitario ambiental, un espacio de escaparate para dar a conocer proyectos, herramientas y recursos, y el espacio Ágora donde se compartirán experiencias de proyectos APS agrupadas en cuatro ámbitos temáticos diferentes.

Desde Lavola participamos en el ámbito «Ciudades y biodiversidad» juntamente con la Dirección de Estrategia y Cultura de Sostenibilidad-Ecología Urbana del Ayuntamiento de Barcelonacomo parte del equipo de gestión del programa de educación ambiental ‘Com funciona Barcelona?’. En la presentación expondremos cómo se ha evolucionado el programa educativo para ofrecer proyectos de APS sobre cultura de la sostenibilidad y educación ambiental en el ámbito urbano. En el marco del programa educativo el curso pasado se diseñó un proyecto piloto de servicio comunitario con el Instituto Verdaguer de Barcelona y, por el curso que viene se desarrollarán y dinamizarán nuevos proyectos con institutos de la ciudad.

Igualmente asistimos al Simposio en colaboración con el programa ‘Compartim un futur’ del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), con el cual este año colaboramos con las tres propuestas de APS ambientales que se ofrecen. Durante el curso 2019-2020, se hará el seguimiento de los proyectos que llevarán a cabo 12 centros de secundaria de diferentes municipios del AMB. Como novedad de este año, el asesoramiento no será tan sólo telemático, sino que también se hará de forma presencial en los centros. De entre los centros seleccionados, un trabajará sobre la temática de la rehabilitación energética de edificios residenciales. El resto de los centros, han podido elegir entre dos temáticas diferentes: la reducción de los envases y el control de la calidad del aire.

El Simposio está organizado por la Diputación de Barcelona, ​​el Ayuntamiento de Barcelona, ​​el Área Metropolitana de Barcelona y la Generalitat con el Departamento de Territorio y Sostenibilidad y el Departamento de Educación. También colaboran en la organización las siguientes entidades: La Sociedad Catalana de Educación Ambiental, el Centro Promotor de Aprendizaje Servicio y la Red para la Conservación de la Naturaleza.

El Programa de Actividades Ambientales del Ayuntamiento de Madrid, dentro del programa Hábitat Madrid, con una andadura de más de 20 años, ofrece actividades de educación ambiental a la ciudadanía madrileña.

Las actividades del Programa trabajan la sostenibilidad de la ciudad, apoyándose en equipamientos e instalaciones ambientales municipales y tocando diversos ejes como espacios verdes, consumo responsable, huerto urbano, biodiversidad urbana, movilidad sostenible, calidad del aire, etc. Dirigido fundamentalmente a ciudadanía adulta, ofrece itinerarios guiados, visitas, cursos y talleres, y participar en diferentes eventos ambientales organizados en la ciudad. Un amplio abanico de una sesentena de actividades distintas más las actividades pensadas para cada evento orientadas a fomentar la responsabilidad individual y social de las y los madrileños con el medio ambiente que nos rodea. 

Lavola tiene una experiencia contrastada en la gestión de programas de educación ambiental que difunden la cultura de la sostenibilidad urbana.

Entre los retos que Lavola quiere abordar en esta nueva etapa están las prioridades estratégicas de gestión ambiental del Ayuntamiento de Madrid, convirtiendo el programa en altavoz y herramienta de sensibilización sobre las medidas, acciones en los ámbitos de residuos (objetivos 2020 y Agenda 2030), aire (plan A) y movilidad sostenible (PMU y medidas de pacificación zona centro).

Además, en la oferta presentada Lavola propuso generar actividades especialmente diseñadas para las y los jóvenes, con el convencimiento de que son la generación que no solo debe lidiar hoy en día con las consecuencias del desarrollo no sostenible, sino que además se verá más afectada mañana por éste. Otro aspecto por destacar es el compromiso de diseñar aplicaciones móviles modulares que permitirán la incorporación de los itinerarios a parques y jardines históricos del programa. Un recurso abierto a la ciudadanía que mejora el acercamiento afectivo al valioso patrimonio natural y cultural de la ciudad.

Con ilusión y ganas de aportar nuestra experiencia e innovación en el ámbito educativo, iniciamos nuestra gestión con un equipo de cinco personas entre coordinación y educadoras/es ambientales.

El programa educativo de la campaña “Acierta con la orgánica” del Ayuntamiento de Madrid ha sido un éxito, cómo ocurrió en el curso anterior. En el curso 2018-19 han participado más de 50.000 personas pertenecientes a 130 centros educativos, todos ellos ubicados en los 12 distritos en los que se está implementando la separación de esta fracción.

La oferta educativa se enmarca en la campaña de información y sensibilización a la ciudadanía asociada a la implantación del nuevo sistema de recogida del residuo orgánico, que des del 2017 impulsa el Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid  y se desarrolla con la colaboración de Lavola.

Este programa educativo, formado por tres tipos de actividades —todas ellas gratuitas—, está diseñado para que participe toda la comunidad educativa, no solo el alumnado. En todas las actividades se trabajan valores ambientales, al mismo tiempo que se da a conocer la nueva recogida de residuos orgánicos para que la comunidad educativa se implique de forma activa en su correcta gestión, transmitiendo los beneficios de la acción para aplicarlos tanto en el centro educativo como en sus hogares.

Las escuelas y los institutos son espacios muy relevantes dónde comunicar y sensibilizar para conseguir una transformación real hacia la cultura de la sostenibilidad.

En Lavola sabemos cómo es de crucial la labor educativa entre los más jóvenes para conseguir una transformación real hacia la cultura de la sostenibilidad. Por ello, las escuelas y los institutos son espacios muy relevantes dónde comunicar y sensibilizar. En este sentido, las cifras de participación del programa educativo de la campaña “Acierta con la orgánica” son una motivación para seguir nuestra tarea.

¿Qué aportan las actividades educativas en la campaña de sensibilización? 

En las ‘Actividades de aula’ el alumnado adquiere conocimientos y pone en práctica de forma amena y divertida la separación del residuo orgánico en el centro, un aprendizaje que pueden trasladar en sus hogares. Más de 33.000 escolares de educación infantil, primaria y secundaria han participado en esta modalidad de actividades.

Estas propuestas se complementan con la actividad de ‘Compostaje en la escuela’, dirigida principalmente al personal docente y no docente cuyo centro educativo disponga de huerto. También se han realizado con el alumnado encargado de gestionar el huerto escolar de sus centros y con usuarios de centros de educación especial. En total, más de 1.200 personas han aprendido de forma teórico-práctica cómo funciona una compostadora (hemos facilitado 43) y cómo los residuos orgánicos que se generan en el centro educativo se convierten en abono. De esta manera, con el compost generado pueden abonar el huerto de la escuela y se toma consciencia de los beneficios de la correcta separación la fracción orgánica y se aprende el ciclo de la materia orgánica.

La actividad que completa la oferta del programa es el ‘Espectáculo educativo’. Se realiza en comedores de centro educativos y más de 15.000 comensales de educación infantil y primaria han podido disfrutar de esta propuesta original y divertida. Consiste en un espectáculo en el que el alumnado participa con canciones, juegos, gestos y rimas mientras aprenden qué residuos van al contenedor de tapa marrón y cuál es la importancia de no desperdiciar la comida.

El equipo de campañas es experto en la ideación, gestión e implementación de campañas de sensibilización para la ciudadanía, en las cuales aportamos recursos creativos y propuestas educativas de calidad para reforzar la comunicación de la sostenibilidad. Con este tipo de programas educativos, asociados a campañas de información y sensibilización, se consigue implicar activamente al alumnado, así como involucrar a toda la comunidad educativa y hacer extensible el mensaje a los hogares.

Para optar a gestionar el servicio de atención al público, visitas y talleres educativos del Espai Far de Vilanova i la Geltrú ideamos una propuesta de actividad que pone en valor las mujeres pescadoras vilanovinas a través del testimonio de la Trinidad Botifoll y Antonia Ruiz. Os contamos los secretos de cómo imaginamos la actividad y de ¡cómo conocimos a una de las protagonistas!

Leer más