Entradas

El 28 de septiembre tiene lugar en Ordino, Andorra, una conferencia en el marco del proyecto PLASTICØPYR para explicar la implementación de la iniciativa y los resultados obtenidos hasta el momento. El equipo de educación de Anthesis Lavola que forma parte del equipo impulsor, participa en la jornada para explicar el proyecto de ciencia ciudadana PLASTICØPYR SWITCHy hará, el29 de septiembre, Un taller práctico con el profesorado de los centros educativos del país. 

Bajo el título ‘Estrategias para reducir la contaminación en los ecosistemas de montaña’ la jornada del martes 28 de septiembre está dirigida a los partners que forman parte del proyecto ya actores interesados ​​en la temática. El objetivo es compartir la implementación del proyecto y los resultados que se han obtenido a fecha de hoy. 

PLASTICØPYR  es un proyecto de investigación a nivel europeo que tiene como objetivo prevenir de manera sostenible la acumulación de plásticos en los ecosistemas de montaña y evitar su transporte hacia el mar, concretamente de los espacios naturales situados en los Pirineos de Cataluña, Andorra y Francia . Desde su implementación, en 2020, se ha podido llegar a una serie de conclusiones que se compartirán con las personas que forman parte del equipo de investigación del proyecto. Las presentaciones tratarán, entre otras temáticas; el ciclo de vida de los plásticos más comunes que se utilizan en el turismo de montaña; la retención, el transporte y la transferencia de las partículas de plásticos en los ríos de montaña; los efectos de la contaminación por plásticos sobre los ecosistemas. En la jornada, participa el equipo de sostenibilidad corporativa de Anthesis Lavola en un workshop sobre la economía circular de los plásticos y la identificación de potenciales rutas de negocio. También participa Arantxa Arnaiz, del equipo de educación de Anthesis Lavola, junto con la científica del CEAB Delfina Cornejo, para presentar la actividad PLASTICØPYR SWITCH, en la cual se ha colaborado en la conceptualización y diseño.

El miércoles 29, el equipo de educación realizará un taller con profesorado alrededor de la actividad PLASTICØPYR SWITCH para presentar su propuesta educativa. Ésta, se destina a los centros educativos y grupos de enseñanza no formal de Cataluña, Andorra y Francia, arrancó el pasado mes de mayo y ofrece guías didácticas y un cuaderno de campo para la ciudadanía y los escolares. Las guías, desarrolladas para favorecer el trabajo autónomo, comparten el proceso científico con la población: desde la toma de muestras hasta la propuesta soluciones locales, pasando por el análisis de datos y la elaboración de conclusiones. 

Se han inscrito en el taller una veintena de personas, esencialmente profesorado de secundaria de los centros educativos de Andorra, ya que todos ellos trabajan la contaminación por plásticos. Seguro PLASTICØPYR SWITCH les es de utilidad. 

El proyecto de investigación PLASTICØPYR involucra a la población en la recogida y análisis de residuos plásticos en los ríos de montaña a través de acciones de ciencia ciudadana. Anthesis Lavola y otras entidades, centros de investigación y organizaciones lideran este proyecto europeo para prevenir de manera sostenible la acumulación de plásticos en los ecosistemas de montaña.

El proyecto PLASTICØPYR tiene como objetivo prevenir de manera sostenible la acumulación de plásticos en los ecosistemas de montaña y evitar su transporte hacia el mar, concretamente de los espacios naturales situados en los Pirineos de Cataluña, Andorra y Francia. Está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y liderado por siete partners, plantea cinco acciones para llevarlo a cabo; el desarrollo de herramientas para evaluar y divulgar el impacto ambiental de los plásticos sobre los ecosistemas fluvial, la elaboración de protocolos comunes en los países implicados para ayudar a reducir la producción de residuos y mejorar su gestión y la puesta en marcha de un sistema de participación de la ciudadanía a través de acciones de ciencia ciudadana.

La actividad de ciencia ciudadana es un eje fundamental del proyecto PLASTICØPYR y, a través de ella, se quiere concienciar a la ciudadanía del problema que supone la contaminación por residuos plásticos en el entorno natural, haciéndola partícipe del proceso científico que la analiza. Con la realización de este estudio de campo los participantes podrán observar de primera mano el impacto humano sobre el medio ambiente.

El equipo de educación de Anthesis Lavola hemos aportado nuestra experiencia en conceptualización y diseño de actividades que permiten la adquisición de conocimientos y la capacitación ciudadana de manera rigurosa y didáctica.

El 26 de mayo se ha lanzado la actividad de ciencia ciutadana PLASTICØPYR Switch, destinada inicialmente a los centros educativos y grupos de enseñanza no formal de Cataluña, Andorra y Francia, y más adelante estará abierta también al público general. Para diseñar la actividad, el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC), Anthesis Lavola, La Universidad de Girona (UdG), el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) y la Université Clermont Auvergne (UCA) han adaptado los protocolos científicos que se utilizan en las salidas de campo y se han elaborado unas guías didácticas y un cuaderno de campo para la ciudadanía y los escolares. Las guías, desarrolladas para favorecer el trabajo autónomo, comparten el proceso científico con la población: desde la toma de muestras hasta la propuesta soluciones locales, pasando por el análisis de datos y la elaboración de conclusiones.

La recogida de datos se realizará con la aplicación Marine Debris Tracker, una plataforma internacional que ya ha identificado y caracterizado más de 3,5 millones de residuos a nivel mundial gracias a la ciencia ciudadana, y que ha sido adaptada a PLASTICØPYR por la UB . Las personas participantes recogerán los residuos que se encuentren en las zonas de muestreo e introducirán sus características a la app, que incluirá las coordenadas donde se encuentra cada ítem mediante la geolocalización. Los resultados se subirán automáticamente a la web de la plataforma y serán visibles para cualquier persona en todo el mundo. El equipo científico del proyecto también los recibirá para poderlos analizar. Por otra parte,

El proyecto ha sido financiado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y el lideran el Centro de Estudios Avanzados de Blanes (CEAB-CSIC), la Universidad de Girona (UdG), el Centro Nacional de Investigaciones Científicas ( CNRS), la Universidad de Barcelona (UB) y la Université Clermont Auvergne (UCA), con la colaboración de Cicloplast y Anthesis Lavola.

El Consorcio para el tratamiento de residuos sólidos urbanos del Maresme renueva la confianza puesta en Anthesis Lavola desde 2013 para continuar desarrollando el programa de educación ambiental. Este tiene la voluntad de sensibilizar y formar a la ciudadanía en la gestión sostenible de los residuos municipales y dar a conocer la labor llevada a cabo desde el Centro Integral de Valorización de Residuos del Maresme (CIVRM).

A raíz de la puesta en marcha del nuevo CIVRM el año 2011, además de conseguir el máximo rendimiento en la recuperación de material y la valorización energética de los residuos, el espacio se ha convertido en un lugar pionero para la sensibilización y el aprendizaje gracias a las diferentes actividades educativas que se llevan a cabo. Fruto de esta nueva etapa se crea el programa de educación ambiental ‘Un volt als residusque enmarca las actividades del Consorcio. El equipo de programas educativos de Anthesis Lavola lo gestiona desde el año 2013 y este año, se ha renovado la licitación para desarrollar el proyecto durante cuatro años más, en el que se ampliará la oferta con la puesta en funcionamiento del Parque Circular Mataró Maresme el año 2023.

Durante los casi 10 años que Anthesis Lavola está presente en el día a día del programa, se han llevado a cabo diferentes tareas y se ha trabajado para hacerlo crecer con visión de futuro.

Se han integrado los valores del Consorcio, incorporando las tendencias educativas y las novedades en el sector de la gestión de los residuos. Así, se ha desplegado una metodología de trabajo y una propuesta organizativa fundamentadas en la coordinación entre las diferentes partes implicadas en el proyecto que incorporan mecanismos y procedimientos eficientes, rigurosos y contrastados que garantizan el buen desarrollo del programa.

En relación con la oferta actividades, la experiencia en educación para el desarrollo sostenible del equipo de programas educativos ha permitido consolidar una propuesta atractiva y adaptada a los diferentes públicos que ayuda a difundir la apuesta del Consorcio en la redefinición estratégica hacia un modelo que promueve la mejora ambiental y socioeconómica del Maresme, así como sensibilizar a la ciudadanía y hacerla partícipe de este cambio.

Desde una perspectiva educativa, además de llevar a cabo la dinamización de las visitas al CIVRM y de coordinar el equipo educativo, se trabaja para garantizar la calidad permanente de la oferta, haciendo el replanteamiento de los talleres y actividades, revisando las existentes y creando otras nuevas con el objetivo de concienciar a la población de la problemática de la generación masiva de residuos y de introducir el concepto de economía circular como modelo alternativo y de futuro. Mantener la oferta en constante revisión y evolución ha facilitado la adaptación de propuestas de visitas virtuales adaptadas a los diferentes públicos donde el juego, el reto y la curiosidad sean los elementos motivadores para conocer la instalación.

El planteamiento de trabajo que se quiere llevar a cabo en los próximos año parte de la base de la experiencia adquirida y el compromiso del equipo de programas educativos de Anthesis Lavola para seguir haciendo crecer el programa del Consorcio, por ello, se desplegará un plan de difusión pensado de manera integral para potenciar las diferentes actividades, incrementar la participación y aumentar su eco y visibilidad del programa.

La crisis generada a raíz de la pandemia del COVID-19 ha impactado en nuestra manera de entender y relacionarnos con el mundo, la ciudad y con nuestros vecinos y vecinas. Las administraciones locales necesitarán su complicidad y compromiso para hacer frente a los retos de la nueva normalidad que se vislumbran, y las campañas de información y sensibilización son elementos esenciales en este proceso.

Las consecuencias sociales, ambientales y económicas serán muy importantes y será necesario que los municipios desarrollen estrategias innovadoras y ambiciosas para dar respuesta a las nuevas necesidades de comunicación e información a la ciudadanía. El escenario post-confinamiento nos ofrece grandes retos y grandes oportunidades.

Los nuevos retos de los municipios

En el muy corto plazo los ayuntamientos están llamados a jugar un papel protagonista en la comunicación y la sensibilización a la ciudadanía, el comercio y los servicios, los visitantes, etc., sobre las pautas de comportamiento y normas sanitarias o de distanciamiento social. ¿Qué acciones de comunicación y sensibilización convendrá emprender?

  • Sensibilización sobre las nuevas pautas de conducta. La comunicación y sensibilización hacia las pautas de distanciamiento social, de uso y acceso al espacio y los equipamientos públicos y los protocolos sanitarios, serán cada vez más relevantes. Todo ello implica interiorizar nuevos hábitos y normas que pueden resultar incómodas o de difícil comprensión por parte de la ciudadanía, pero también porque cabe la posibilidad que disminuya la percepción de peligro y se produzca un efecto de relajación de la ciudadanía.
  • Comunicación de la gestión de nuevos residuos sanitarios. Se puede asegurar que los nuevos residuos sanitarios (mascarillas, guantes, pantallas, etc.) han venido para quedarse durante un período de tiempo aún incierto y la ciudadanía deberá tener clara cuál es su correcta separación, y cómo tratar los residuos en el caso de las personas enfermas. Además, habrá que concienciar de la importancia de no dejar estos residuos fuera de los contenedores de rechazo o incluso en papeleras abiertas como las que hay en las calles o en los parques. Esta información es clave para proteger a la población, particularmente a los trabajadores de los servicios de limpieza, y asegurar la correcta gestión de un nuevo tipo de residuos.
  • Hacer frente al gran volumen de información (ya la desinformación). Estamos conviviendo con un gran volumen de información centrada en la Covidien-19, incluso se podría hablar de intoxicación. Desde las administraciones, como fuente fiable de información para la ciudadanía, habrá un esfuerzo importante para generar seguridad informativa a la población, dando mensajes concretos, directos y claros, y adaptados a los diferentes perfiles de población.
  • Planes de contingencia para una potencial segunda ola. Una segunda oleada de contagios o rebrotes focalizados antes de que exista una vacuna para el coronavirus es una amenaza muy real. En este sentido, al igual que las administraciones deberán disponer de planes de contención para garantizar la continuidad de los servicios públicos, también deberán tener a punto estrategias de comunicación de crisis para activarlas rápidamente y de manera amplia.

¿Cuál queremos que sea nuestro modelo de sociedad del futuro?, ¿cómo haremos la transición hacia la nueva normalidad? Tenemos la oportunidad y, por lo tanto también la responsabilidad, de mejorar nuestras acciones, de buscar una sociedad más justa, cívica, abierta y comprometida con el resto de los ciudadanos y con el medio ambiente.

Las administraciones deben acompañar a la ciudadanía en este proceso y se debe tener la mirada puesta en las oportunidades de futuro y el gran margen de mejora y bienestar que tenemos la posibilidad de conseguir. ¿Qué oportunidades merece la pena aprovechar?

No deshacer el camino que se había avanzado en sensibilización ambiental

Los municipios tendrán la necesidad de reorientar o reforzar las campañas de tipo ambiental habituales, pero que tomarán mayor relevancia a raíz de las consecuencias del COVID-19 y ante el riesgo que se hagan pasos atrás en todo lo que se había avanzado en sensibilización ambiental en los últimos años.

  • Evitar la caída del uso del transporte público y fomentar la movilidad activa. Siguiendo las recomendaciones del Gobierno y las restricciones derivadas del estado de alarma, el uso del transporte público ha descendido significativamente. Hay que trabajar en alternativas en la movilidad activa no contaminante, como por ejemplo la bicicleta, al tiempo velar por dar seguridad a los usuarios del transporte público. Las acciones de sensibilización serán clave para hacer ver que, modificando nuestros hábitos de desplazamiento, podemos conseguir objetivos para mejorar nuestra calidad de vida.
  • Hacer un uso racional de los plásticos. Con la crisis del COVID-19 hemos visto que los plásticos tienen aplicaciones indispensables para la salud, pero también hemos visto cómo, debido al miedo al contagio, se ha vuelto a disparar el consumo de productos envasados ​​o empaquetados y de elementos de un solo uso. Este será uno de los retos más profundos: como atender a las comprensibles reticencias y precauciones de la ciudadanía y al mismo tiempo, la necesidad de sensibilización para un uso racional de los plásticos.
  • Apostar por el consumo responsable y sostenible. Otro aspecto que se está viendo alterado y modificado significativamente son nuestros patrones de consumo. Cuando regresamos a la normalidad, los municipios deberán realizar acciones para devolver la tranquilidad a los consumidores y la confianza en el pequeño comercio local y de proximidad, para fomentar la economía local que se habrá visto muy perjudicada frente al comercio electrónico. Por otra parte, con esta crisis se ha extendido ampliamente el debate sobre la relación entre la pandemia y las implicaciones ambientales y sociales del actual modelo global de fabricación, distribución y consumo. Será el momento de sensibilizar a la población hacia un modelo de consumo diferente.

Los informadores y agentes cívicos, la clave para una comunicación que perdure

Fruto de la experiencia de Anthesis Lavola en el diseño, planificación y ejecución de campañas de sensibilización ciudadanas, se puede afirmar que la interacción directa con la población es clave para conseguir los objetivos marcados por nuestros clientes. La empatía con la ciudadanía, la adaptación del discurso a cada interlocutor, la formación de los equipos de informadores en técnicas de habilidad comunicativas y la sensibilización, son algunos de los elementos más relevantes.

En el escenario post-covid el reto que tenemos por delante es mayúsculo, el esfuerzo que se pide a la sociedad será importante, pero también nos puede aportar una oportunidad de mejora única. Tenemos la oportunidad colectiva y por tanto, también la responsabilidad, de mejorar nuestras acciones, de buscar una sociedad más justa, cívica, abierta y comprometida con el resto de los ciudadanos y con el medio ambiente.

La clave será contar con el apoyo, implicación y apoyo de la ciudadanía en cada una de las acciones y necesidades que se vayan generando y, para este fin serán imprescindibles las campañas de sensibilización llevadas a cabo con informadores y apoyadas por acciones comunicativas imaginativas e inteligentes.

Consulta el artículo completo en la web de Anthesis Lavola.

Laura Toset
Resposanble de campañas

Barcelona ha comenzado el lunes 17 de febrero la nueva campaña de sensibilización y concienciación ciudadana sobre la recogida y el reciclaje de residuos, que este año se focaliza en el contexto de Emergencia Climática, que el Ayuntamiento declaró el 15 de enero de 2020 .

Por cuarto año consecutivo el Ayuntamiento ha confiado en Anthesis Lavola para llevar a cabo esta campaña sobre la Emergencia Climática y la salud de las personas en relación con la limpieza y la correcta gestión de los residuos. Hasta el 31 de diciembre de 2020 un equipo de personas informadoras ambientales recorrerá los 73 barrios de la ciudad con el objetivo de sensibilizar sobre el impacto ambiental de los residuos y sus implicaciones económicas y en la salud, así como sus efectos en el cambio climático; y es que la generación y el tratamiento de los residuos municipales emite aproximadamente un 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por eso la campaña busca promover un cambio de hábitos para avanzar hacia el Residuo Cero y corresponsabilizar a la ciudadanía para que se implique tanto en la reducción de los residuos como en la correcta separación de los residuos domésticos y los recicle. Todo ello en el marco de los retos que supone la Declaración de Emergencia Climática de Barcelona, ​​de los que también se informará a la ciudadanía.

El equipo de campañas de Anthesis Lavola conjuntamente con el Ayuntamiento han propuesto una serie de acciones de proximidad para reforzar los mensajes clave de la campaña y para alcanzar los objetivos de sensibilización y corresponsabilidad planteados. Las acciones abordarán diversas temáticas como los diferentes sistemas de recogida de la ciudad, la recogida selectiva, la orgánica y los puntos verdes, entre otros.

También se llevarán a cabo dinamizaciones que contarán con la participación de la ciudadanía para sensibilizarlos sobre la importancia de avanzar hacia el Residuo Cero, además de charlas y talleres en los diversos distritos de la ciudad. Las acciones han sido conceptualizadas y diseñadas adecuándose a las diferentes problemáticas detectadas en cada barrio.

Como en campañas anteriores, el equipo de Anthesis Lavola aporta el seguimiento y evaluación permanente de las acciones que se realizan y de los datos que se recogen a través del aplicativo propio LV Sinappsis. Igualmente, con el fin de preparar la excusión de la campaña, se ha realizado una formación especializada al equipo de personas informadoras, potenciando la importancia de la empatía y la comunicación cercana como aspectos fundamentales para que la campaña de sensibilización pueda desarrollarse con éxito.

El sábado 22 de febrero, un mes después de que la borrasca Gloria llegara a las costas catalanas, el Ayuntamiento de Barcelona ha organizado una acción de concienciación y recogida de residuos en las Playas de Nova Icària, Somorrostro, San Miquel y Barceloneta. En tan sólo 1 h 30 min se recogieron 110kg de residuos.

El Centro de la Playa ha sido estratégico para la coordinación de todas las entidades que realizan acciones de concienciación y recogidas de residuos en nuestro litoral que han implicado una vez más para hacer patente la importancia de gestionar correctamente nuestros residuos y reducir el consumo. Entidades com Surfrider, No más colillas, Pure clean Earth, Blue salt School, Foundation for the best world, WWF, Plastic attack y El peix al plat, han estado presentes a lo largo de la jornada.

El concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica de Barcelona, ​​Eloi Badia, ha participado en esta acción y ha quedado sorprendido por la gran cantidad de residuos encontrados, «Hay que poner fin a los plásticos desechables y reciclar mucho más!» decía en Twitter.

Después de la acción se ha hecho una reflexión sobre el destino final de los productos recogidos: los envases irán al Ecoparque 2 de Montcada y el rechazo al Ecoparque 4 de Hostalets de Pierola, donde se hará otro triaje para separar productos que se puedan reciclar, el resto irá a un vertedero controlado (no se puede hacer valorización energética porque contienen arena).

Anthesis Lavola hace catorce años que se trabaja en la coordinación del Centro de la Playa, un equipamento que se ha convertido en un centro referente en la educación ambiental relacionada con el litoral. Además de la coordinación de la red de entidades que realizan acciones de concienciación y recogidas de residuos en el litoral, El Centro de la Playa ofrece en su programa de actividades diferentes ejes temáticos relacionados con el mar y el litoral como; las migraciones humanas a través del mar, la biodiversidad, el residuo cero, el cambio climático y la maritimitat. Así pues El Centro de la Playa se convierte en una aula de mar que permite trabajar de manera transversal diferentes ámbitos con el objetivo de fomentar la cultura de la sostenibilidad.

Presencia en los medios de comunicación:

Las campañas de sensibilización son una gran herramienta para comunicar a la ciudadanía los cambios y las transformaciones que se impulsan desde las ciudades en materia de sostenibilidad. A Lavola somos expertos en ejecutar estas acciones y así lo demostramos en las campañas que ejecutamos en colaboración con los ayuntamientos de Barcelona y de Madrid.

Leer más