Para optar a gestionar el servicio de atención al público, visitas y talleres educativos del Espai Far de Vilanova i la Geltrú ideamos una propuesta de actividad que pone en valor las mujeres pescadoras vilanovinas a través del testimonio de la Trinidad Botifoll y Antonia Ruiz. Os contamos los secretos de cómo imaginamos la actividad y de ¡cómo conocimos a una de las protagonistas!

Entre la documentación a entregar para optar a gestionar los servicios educativos del Espai Far, había que idear una propuesta de actividad dirigida al alumnado de ciclo superior de primaria para conocer la exposición permanente.

En las visitas previas a la exposición permanente habíamos descubierto objetos valiosos del patrimonio y la cultura marinera de Vilanova, entre ellos, una fotografía de los años 70 de una embarcación llamada «Trinidad» con un hombre y una mujer dentro. ¿¡Una mujer!?, ¿¡Y pescadora!? Hace cincuenta años, y en un sector con fuerte presencia masculina, encontrar la estampa de esta mujer subida en una barca de pesca nos captar. La cartela del museo informaba del nombre de la Trinidad Botifoll; la primera mujer de Vilanova a sacarse la licencia de pesca.

Después de hacer una búsqueda por Internet, conseguimos contactar con una tal Mari Carme Botifoll y, para nuestra sorpresa, ¡resultó ser su hija! Hablando en ella descubrimos más anécdotas y secretos de la vida de su madre.

De esta anécdota ha acabado surgiendo Los tesoros de las primeras pescadoras, una actividad de descubrimiento que permitirá que los niños conozcan los contenidos principales de la exposición permanente del Museo del Mar a través del juego y la resolución de pistas y enigmas.

El hilo conductor de la actividad es el hallazgo de un baúl misterioso que contiene objetos relacionados con la vida marinera de Vilanova. El elemento sirve para conectar el pasado con el presente, destacando la labor de conservación del patrimonio pesquero Vilanova que lleva a cabo el Museo. En el interior del baúl habrá una cajita cerrada con un candado del que el grupo escolar deberá averiguar la combinación, descifrando pistas y enigmas relacionados con los ámbitos de la exposición. No rebelamos que habrá escondida en la cajita, ¡deberéis venir a hacer la actividad para descubrir cuál es el tesoro que se guarda!

Con esta actividad se quiere destacar el papel de las pescadoras y el hecho de que el mar está abierta a todos, no sólo a los hombres. De esta manera se trabaja la igualdad de género y se da a conocer el concepto de alteridad, es decir, la visión de otros grupos a un ámbito concreto. Des del Espai Far se tiene muy presente el tema del género des de los orígenes del proyecto, por este motivo se hizo una investigación y se recuperó la historia de estas dos pescadoras y la fotografía de Trinidad, que nos facilitó su familia, y que forma parte de la exposición permanente del museo.

Las actividades educativas son uno de los ejes principales del Museo del Mar de Vilanova i la Geltrú, que cuenta con una amplia oferta, destinada a difundir el patrimonio y la cultura marina vilanovina entre la población, creando espacios de disfrute y descubrimiento para diferente tipología de visitantes: escolares, público familiar, público adulto, etc. El equipo de Lavola que gestiona servicios educativos de museos y centros está trabajando en el Espacio Faro desde el pasado mes de junio, llevando a cabo las tareas de atención al público, gestión y dinamización de las visitas educativas y talleres.