La Campaña informativa de la Emergencia Climática y la salud de las personas en relación a la limpieza y gestión correcta de los residuos que se lleva a cabo desde el Ayuntamiento de Barcelona, ​​se ha sumado a las acciones de la Semana Europea de Prevención de Residuos 2020. para la ocasión se ha producido un vídeo para las redes sociales y se ha programado un webinar; explicamos el resultado de las acciones.

Entre el 21 y el 29 de noviembre se celebró la Semana Europea de Prevención de Residuos, una cita anual en la que el Ayuntamiento de Barcelona se sumó con una serie de actividades para evidenciar de una manera pedagógica el impacto de los residuos que se generan habitualmente en los hogares. Entre las diferentes propuestas, y en el marco de la ‘Campaña informativa de la Emergencia Climática y la salud de las las personas en relación a la limpieza y gestión correcta de los residuos ‘que se lleva a cabo a lo largo del todo el año 2020, el equipo de Anthesis Lavola que coordina el proyecto ha conceptualizado, diseñado y llevado a cabo dos acciones notorias de sensibilización en colaboración con el Ayuntamiento.

Se trata de acciones que tienen un mensaje común; avanzar hacia el residuo cero en la ciudad de Barcelona, ​​y se han ideado para que tengan una correlación entre ellas. Las propuestas están adaptadas a la realidad sanitaria actual y están concebidas para poder difundir y viralizar a través de canales digitales.

  • La autopsia de residuos

¿Qué tiran los barceloneses y barcelonesas al contenedor de rechazo? Para averiguarlo, se ha propuesto a tres personas conocidas por el público al tiempo comprometidas con la sostenibilidad que realizaran una autopsia de residuos abriendo tres bolsas de basura del contenedor gris. Se trata de una acción dirigía a toda la ciudadanía que tiene por objetivo difundir el concepto residuo cero entre el gran público haciendo énfasis en la prevención y en la separación de residuos, y hacer una llamada a la corresponsabilidad ciudadana.

Los protagonistas han sido la cocinera Ada Parellada, el meteorólogo Francesc Mauri y la Instagramer y activista ambiental Carlota Bruna. Para realizar la acción han seguido la metodología de @Rezerocat y además de separar los residuos para las cuatro categorías establecidas (Evitables, Compostables, Reciclables y Resto) también los han diferenciado según el tipo de residuo: resto, materia orgánica, papel y cartón, envases ligeros y vidrio. Esta caracterización de los residuos muestra, por una parte, como muchos de estos desechos podrían ser reutilizados para una nueva vida permite y, por otro lado, permite estimar las emisiones de gases de efecto invernadero que se podrían evitar separando correctamente los residuos.

Fruto de la acción se han producido cinco piezas audiovisuales que se han lanzado a las redes sociales para tener mayor repercusión e impacto viral. Los resultados de la autopsia se puede ver en este vídeo y aquí puedes ver el experimento con los tres protagonistas.

  • Mesa redonda virtual «Barcelona, ​​Residuo Cero: actuamos contra la emergencia climática a través de la prevención, el reciclaje y la economía circular»

El jueves 26 de noviembre tuvo lugar un webinar en el que se habló sobre el impacto de los residuos que generamos en la ciudad, y se compartieron los avances y los retos de la Estrategia Residuo Cero como herramienta indispensable para contribuir al uso eficiente de los recursos ya la reducción de las emisiones. El punto de partida de las intervenciones será una selección de residuos que se han encontrado en la autopsia.

Para la sesión se contó con la intervención de Eloi Badia, concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica para hablar de la Estrategia Residuo Cero de Barcelona y los nuevos modelos de recogida de residuos en el contexto de la Declaración de emergencia climática. En la mesa redonda, moderada por el periodista y activista climático Bruno Sokolowicz, participaron Rosa García, directora general de la Fundación Rezer, Núria Nubiola, fundadora de la empresa de moda circular Back to Eco – Infinito Denim; y Laura Talens, investigadora del ICTA-UAB especializada en gestión de recursos para una economía circular. Algunas de las principales reflexiones de la sesión fueron: la necesidad de explorar e implantar nuevos modelos de recogida más individualizados dejando atrás la idea de disponer de los contenedores siempre al alcance, la dificultad de reciclaje que actualmente suponen los residuos tecnológicos y el gran volumen que se genera y la importancia de fomentar un consumo consciente entre las personas consumidoras para pasar a comprar servicios en lugar de productos. Finalmente se dio a conocer la experiencia de una empresa que trabaja con la economía circular y que contribuye a reducir la huella de los residuos textiles, ahorrando materiales y reduciendo las emisiones de CO2.

Además de estas dos acciones, durante la Semana Europea de Prevención de Residuos, un equipo de informadores de Anthesis Lavola ha acompañado la campañaEl mar empeiza aquí’. La acción quiere concienciar sobre la gran cantidad de residuos que llegan al mar a través de los imbornales de los barrios de Barcelona y que provocan efectos nocivos al medio marino. El equipo de personas informadoras se sitúan junto a los imbornales para sensibilizar a la ciudadanía sobre esta problemática, la cual viene reforzada por placas informativas que se han colocado a un centenar de alcantarillas con el mensaje: «Aquí empieza el mar. No tires nada».