Durante el mes de noviembre el equipo de educación de Anthesis Lavola conjuntamente con el Ayuntamiento de Barcelona ha llevado a cabo seminarios de formación para capacitar al profesorado de los centros educativos de Barcelona que forman parte del proyecto de adaptación de los centros educativos como a refugios climáticos.

Desde el Ayuntamiento de Barcelona, ​​con el compromiso de hacer frente al cambio climático y preparar a la ciudad por sus consecuencias, está desplegando el proyecto «Adaptar las escuelas al cambio climático a través del verde, el azul y el gris»; un programa de la Comisión Europea que recibe la financiación del Urban Innovation Action (UIA). En el marco del proyecto se han realizado intervenciones en once escuelas de Barcelona que habían sido identificadas como espacios vulnerables al calor y que ahora se han convertido en refugios climáticos abiertos a toda la ciudadanía, a partir de la implementación de medidas que introducen vegetación, espacios de sombra, puntos de agua y sistemas de ventilación y protecciones solares en los edificios. Estas actuaciones se han llevado a cabo durante el verano de 2020 en los diferentes centros educativos.

El proyecto se inició en 2019 y desde este curso se ha sumado al equipo de educación de Anthesis Lavola para llevar a cabo el acompañamiento participativo y pedagógico. Una parte de nuestra tarea consiste en la realización de dos seminarios de formación en línea para capacitar a los docentes de los once centros educativos implicados en el proyecto. Cada seminario se compone de diferentes sesiones y durante el mes de noviembre se han desarrollado las correspondientes a uno de los dos seminarios.

La primera de las sesiones se planteó como una puesta en común del estado en el que se encuentra el proyecto y contó con la participación del meteorólogo Tomàs Molina para divulgar y actualizar conocimientos sobre el cambio climático. En la segunda sesión se trabajó como los docentes pueden hacer un aprovechamiento pedagógico de las actuaciones realizadas en los centros educativos para enriquecer el aprendizaje del alumnado. La tercera de las sesiones aportó recursos para que los centros educativos se apropien del proyecto y puedan comunicar interna y externamente como se está desarrollando. En este caso se contó con el especialista en comunicación de la sostenibilidad, Susanna Méndez.

En paralelo se están programando y diseñando sesiones participativas con cada uno de los once centros educativos para recoger las valoraciones y propuestas sobre las intervenciones realizadas en las escuelas. Las sesiones se ofrecen tanto de manera virtual como presencial. Para diseñarlas, el equipo de educación hemos aportado la experiencia en dinamización de procesos participativos y en capacitación de diferentes públicos basada, en gran parte, en la metodología propia Meetfulness, así como las herramientas y recursos de plataformas de trabajo col elaborados en línea para motivar la interacción.

Además de estas acciones, el proyecto también contempla el diseño y la elaboración de los contenidos para una maleta pedagógica con material didáctico y su producción, para acompañar a las escuelas en la adaptación al cambio climático, la realización de talleres a medida por los centros educativos implicados que lo soliciten y el diseño, redacción y producción de una guía pedagógica sobre el cambio climático.

El proyecto está impulsado por el área de Ecología Urbana del Ayuntamiento de Barcelona, ​​juntamente con el Consorcio de Educación de Barcelona, ​​Barcelona Ciclo del Agua, SA (BCASA), la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB), ICTA-UAB, el Instituto de Salud Global de Barcelona y la escuela Vila Olímpica. Para el equipo de educación de Anthesis Lavola la participación en este proyecto responde a nuestra voluntad educativa de aportar una transformación real hacia la cultura de la sostenibilidad y el empoderamiento de la ciudadanía, en este caso la comunidad educativa y el alumnado, con el fin de conocer, entender y poder hacer frente a los retos del cambio climático.